Buy at KW Empanadas!

Wednesday, September 10, 2008

Tell me Thursday #07 - A bittersweet achievement



CanadaSometimes I feel that Santi has been playing soccer forever. He started playing in the recreational program (what we call "House League" in Canada) when he was just six years old, and soon it became obvious that he was probably too good to continue playing there. I don't know how, but one day somebody told me about the competitive program (called "Rep Leagues") and suggested that Santi should try out. He did, actually, and for an age group that wasn't his (one year older). He still made the "B" team, but was eventually dropped because they had too many underage players. Disappointed, but undeterred, he went down to his own age group and made the "B" team without problems.

At the end of his first season, he was called up to play for the "A" team but refused. I tried to convince him to move up, but he would rather play with his friends. He stayed, and I was invited to join the coaching team, as a manager first, and eventually as an assistant coach. In all the years he has been playing rep soccer, Santi has never -ever- missed a game, and he probably missed around five practices per year. That tells you about his determination and his desire to get better at this every day. Hardworking like very few, he has led every team he had been in by example.

Last year, he had an unforgettable season, scoring lots of goals and becoming a well known player even for coaches from other cities (check here). Due to his great performances, he was called up to play a few games -and a tournament- with the "A" team, and he did great, even scoring on his very first game. Due to his performances with the "A" team, he was even called up to play for the U-13 "B" team (kids one year older than him). By the end of that season, it became obvious once again that he had outgrown his team. He needed to finally move up, and he knew it, but it was a painful decision for him to make, since all his friends were there. I couldn't get involved, because I had 'vested interest'; if he moved to the "A" squad, he thought, I would have to give up coaching the "B" team. I just reminded him that I was into soccer because of him and not because of him, and I had no problem whatsoever with it. Eventually, he decided to join the "A" team, but since I had already given my word to the coach, I remained with the "B" guys for one last season, which caused me to travel across Ontario following both teams...

He had a fine winter season with his new team, though he played in net most of the times. He wasn't overly happy about it, but understood that he was needed there and just played. He eventually made the team and went on to play with the Warriors during the summer season.

That proved to be a little tough for him. He was the new guy, and it showed. He wouldn't get the ball as much as he did in the previous years; logical, the other guys didn't know him well and weren't sure whether he was capable of holding his own or not. Still, he scored quite a few goals, but he sometimes felt he wasn't impressing his coaches with his performances. He had a couple of really good games, but after that he went back to mediocrity. It wasn't strange to watch him play 20, 25 minutes per game (out of 80). Santi wasn't happy, and having a few teammates saying bad things at him whenever he made mistakes didn't help at all. One day, I saw him come from the field in tears. "Did you guys lose?", I asked, knowing that it was impossible given the opponent team. "No, we won 7-0", he replied, but he was crying out of frustration. He told me he wanted to quit the team and I said no way, he would have to talk to his coach first. He did, and explained to him what was going on. He got some of the kids to apologize to him, and things started to look better, but he was still playing very little, at least according to this own expectations.

IMG_1324 Santi was sad because he was working really hard during the practices and showing up to every game, but still didn't feel his coaches trusted him. I told him that it couldn't be true, since he was normally the first guy to come in. He scored a few more goals, and seemed to gain more confidence. A couple of changes in the roster gave him an unexpected opportunity to show a little more of what he could do, and he took it. His last few games with the team showed a more aggressive Santi, who would not only go for the goal but also take on the role of the play maker when needed. But it still looked like he couldn't impress his coaches: there was a game in which he fed no less than 10 balls to the other forwards and all those chances were wasted. He scored two goals himself, but still was the first to be subbed, and then he sat for over 30 minutes. The same would happen at the tournament he played last week.

The group stage games seemed easy, so the coaches would play Santi, along with a few more subs for the entire second half. Most parents agreed that the second half team seemed to play better, and in fact all three group stage games were won with goals scored in the second half. His team won the group, so we got to go back on Sunday for the semi-final and -hopefully- the final game.

It didn't surprise me to see Santi seating on the bench for the first half, but it certainly did not seeing go on the field during the second period. The final score was 0-0 and they went into overtime. Santi hadn't played a minute; I was watching the game from the car (it was raining like crazy) and I was furious, but I didn't know why (after all, it was a coach's decision and I'm a coach myself); I know how hard it is for the coaches to decide who plays and who doesn't, but at the same time, I'm Santi's dad and I'm looking after him.

Santi went on the field for the overtime, and I promptly got out of the car with my camera. "He's going to score the winning goal", I thought, "I better get ready". I started to walk towards the field, camera in hand, but it was too late: Santi scored on the very first ball he touched, sending his team to the final game.

Due to his '2 minutes of excellence', he was rewarded with a spot in the starting eleven for the final game. He played his best game of the tournament, capturing the ball in the midfield, making great passes and even having the closest opportunity of scoring so far into the game, that ended in a corner kick. His team ended scoring what would be the only goal of the game off that corner kick. "There is no way he's going to be subbed at halftime" I thought, but I was wrong. He sat for the rest of the game, and you could tell he was angry. Even after the game finished, and he and his team got the trophy and the medal, he was still angry and sad. "I'm quitting this team and going back to the Panthers, Dad", he said. "No matter how hard I try, or how well I play, I feel like I will never have a chance here". I bet he's even thought about giving up soccer for a while.

I don't know what to do or say to him. He didn't even get to enjoy the most important day of his career as a soccer player, so frustrated he is. He has worked his butt off for years trying to get here, yet he now feels he's not good enough. He doesn't care about the politics of soccer (oh, yes, they do exist), he just wants to be on the field kicking a ball. Maybe he should be better off with his former team, the Panthers; maybe this is just a phase and he will be OK in a few days.

Whatever it is, I don't know what to do. But it certainly makes me sad that he didn't get to enjoy such a great, well deserved achievement like he should have.




Argentina A veces siento que Santi ha jugado al futbol desde siempre. Comenzó jugando la liga recreacional (que llamamos "House League" en Canadá) cuando tenía sólo seis años de edad, y pronto se hizo obvio que era demasiado bueno para jugar allí. No sé cómo fue, pero me enteré de la existencia del programa competitivo ("Rep League") y me sugirieron que lo llevara a Santi a probarse, cosa que hice. Santi entró en el equipo "B" de los chicos un año mayores que él, pero luego tuvo que ser dejado de lado porque había demasiado jugadores menores. Desilusionado pero sin rendirse, fue a probarse con los chicos de su edad y entró en el equipo "B" sin dificultades.

Al final de la primera temporada, lo llamaron para jugar por el equipo "A" pero se negó. Yo traté de convencerlo, pero el prefirió jugar con sus amigos. Luego de que él decidió quedarse, a mí me ofrecieron sumarme al cuerpo técnico, primero como manager y luego como director técnico asistente. En todos los años en que ha jugado a nivel "Rep", Santi nunca -jamás!- ha faltado a un partido, y tal vez se perdió cinco prácticas por año. Eso puede dar una idea de su determinación y deseo de convertirse en un mejor jugador. Trabajador como el que más, ha dado el ejemplo en cada equipo en que estuvo.

El año pasado tuvo una descollante actuación, anotando muchos goles y convirtiéndose en un jugador reconocido incluso en otras ciudades (vean aquí). Debido a sus grandes producciones, fue llamado para jugar algunos partidos -y un torneo- con el equipo "A", y el lo hizo en gran forma, incluso anotando un gol en su primer partido. Debido a sus partidos con el equipo "A", fue llamado también para jugar con el equipo U-13 "B" (chicos un año más grande que él). Al final de esa temporada, era obvio de nuevo que ya la categoría le quedaba chica y necesitaba emigrar. El lo sabía, pero íntimamente no quería hacer el cambio, porque era doloroso dejar a sus amigos. Yo no podía involucrarme porque tenía 'intereses'; si el se iba al equipo "A", pensaba Santi, yo tendría que renunciar a la escuadra "B". Yo le dejé en claro que por más que a mí me encantaba dirigir, yo estaba en el fútbol por él y no por mí, así que no tendría problemas en dejar. Eventualmente, el se decidió a irse, pero yo ya me había comprometido a una nueva temporada, así que tuve que viajar por todo Ontario siguiendo a ambos equipos...

Tuvo una temporada de invierno más que aceptable con su nuevo equipo, y eso a pesar de que el jugó de arquero la mayoría de las veces. No estaba muy feliz al respecto, pero entendió que era necesario para su equipo allí, así que simplemente jugó. Eventualmente, fue seleccionado para el equipo y jugó con los Warriors toda la temporada.
Esto resultó ser un poco duro para el. Era el 'chico nuevo', y se notaba. No le pasaban la pelota tanto como lo hacían en las temporadas anteriores; me pareció lógico, los otros chicos no lo conocían mucho y no sabían si él era capaz de responderles o no. Igual se las arregló para hacer algunos goles, pero a veces pensaba que no estaba impresionando a sus coaches lo suficiente con sus performances. Tuvo un par de partidos muy buenos, pero luego volvió a la medianía habitual. No era extraño que jugara 20 ó 25 minutos por partido (de 80). Santi no estaba feliz, y que tuviera compañeros diciéndole cosas terribles al mínimo error no ayudó para nada. Un día, lo vi venir de la cancha casi llorando. Yo había estado dirigiendo a mi equipo, así que le pregunté: "Qué les pasó, perdieron?", sabiendo que era prácticamente imposible dado el adversario. "No, ganamos 7-0", me contestó, ya llorando de frustración. Me dijo que quería irse del equipo y yo le dije que de ninguna manera, que tenía que hablar con su coach primero. Lo hizo, y le explicó qué pasaba. Logró que algunos chicos se disculparan con él, y las cosas empezaron a lucir mejor, pero igual continuaba jugando muy poco, al menos comparado con sus propias expectativas.

IMG_1324 Santi estaba triste, porque había trabajado muy duro en las prácticas y se presentaba a todos los partidos, pero sentía que sus coaches no tenían confianza en él. Yo le decía que no creía lo mismo, dado que él siempre era el primero del banco en ingresar. Anotó unos pocos goles más, y parecía que estaba ganando más confianza. Algunos cambios de personal le dieron la chance inesperada de mostrar un poquito más lo que podía hacer, y el la aprovechó. Sus últimos partidos mostraron un Santi más agresivo, que no sólo buscaba el gol pero también jugaba de armador cuando era necesitado. Pero igual parecía que no podía impresionar a sus coaches: hubo un juego en el que habilitó no menos de 10 veces a sus compañreros, los que fallaron todos los tiros. El anotó dos goles en ese partido, pero de todos modos fue el primero en ser suplantado, y luego estuvo en el banco por más de 30 minutos. Lo mismo le pasaría en el torneo que jugó la semana pasada.

Los partidos de la fase inicial parecían accesibles, así que Santi y un grupo de otros suplentes jugaron los segundos tiempos enteros. Varios padres coincidieron en que ese equipo de la segunda mitad parecía jugar mejor, y de hecho los tres partidos se ganaron con goles convertidos en la etapa complementaria. Su equipo ganó el grupo, y por lo tanto avanzamos a las semifinales -y con suerte- la final el domingo.

No me sorprendió ver a Santi en el banco para la primera mitad de la semi, pero por cierto no esperaba que ni siquiera saliera a la cancha en el segundo tiempo. El score final fue 0-0, por lo que fueron a tiempo extra. Santi no había jugado ni un minuto; yo estaba mirando el partido desde el auto (llovía a lo loco) y estaba bastante enojado, pero no sabía por qué (después de todo, era la decisión del coach y yo también lo soy, así que tenía que respetarlo); sé cuán difícil es para un coach decidir quién juega y quién no, pero al mismo tiempo, soy el padre de Santi y quiero lo mejor para él. Yo quiero que juegue todo el tiempo, sea la figura, haga todos los goles y cabecee un corner que él mismo pateó. El problema es que los otros quince padres también quieren lo mismo...

Santi entró en el tiempo extra, y yo enseguida salí del auto con mi cámara. "Va a hacer el gol de la victoria", pensé, "será mejor que me prepare". Comencé a caminar hacia la cancha, con mi cámara en mano, pero fue demasiado tarde: Santi anotó en la primera pelota que tocó, llevando así a su equipo a la final.

Debido a esos '2 minutos de excelencia', se le premió con un lugar en el equipo inicial para la final. Jugó su mejor partido del torneo, no sólo ayudando a los mediocampistas a recuperar la pelota, pero también haciendo enormes pases y hasta teniendo la mejor chance de gol hasta ese momento, que derivó en un corner. Su equipo terminó anotando el que a la postre sería el único gol del partido a la salida de ese corner. "No hay forma de que lo suplanten en el entretiempo" pensé, pero me equivocaba. Santi se sentó en el banco por el resto del partido, y yo podía ver a lo lejos cuán enojado estaba. Incluso una vez que el juego terminó, y él recibió el premio junto con su equipo, había un rictus de amargura y tristeza en su cara. "Voy a dejar este equipo y me vuelvo con los Panthers, Papi", me dijo. "No importa cuánto me esfuerce, y qué tan bien juegue, siento que nunca voy a tener una chance aquí". Estoy seguro de que hasta pensó en dejar el fútbol por un tiempo.

No sé muy bien qué hacer o qué decirle. Ni siquiera pudo disfrutar el día más importante de su corta carrera como futbolista, de tan frustrado que estaba. Se ha deslomado por años tratando de llegar a esto, y ahora siente que no es lo suficientemente bueno. No le importa todo el politiquerío que hay alrededor (oh, sí que lo hay y mucho), el sólo quiere estar en la cancha pateando una pelota. Tal vez estaría mejor con su equipo anterior, los Panthers; tal vez esto es sólo una etapa y se le pase en unos pocos días. Pero no me gustó verlo así.

Sea como sea, no sé cómo actuar. Lo que realmente me pone triste es que no logró disfrutar un premio tan grande como merecido para él.


Technorati Tags: ,

15 comments:

  1. No lei la parte en ingles, pero algo ya me adelantaste ayer por telefono. Yo diria que siempre hay que hacer lo que uno siente, y aunque hace mucho que no lo veo jugar se como lo hace y no tengo dudas que donde juegue sera muy importante para el equipo y sin duda tarde o temprano se van a dar cuenta de lo que vale. Un abrazo y felicitaciones para mi sobrino Santiago, creo que el primero que gana un torneo de futbol. Yo una vez gane uno en la playa en Necochea, fueron tres partidos y fui el goleador con dos goles... pero no creo que cuente.

    ReplyDelete
  2. Gabriel, que relato mas lindo y sentido.. a medida que iba leyendo pude percibir los sentimientos de rabia y frustración tanto tuyos como de Santi. Creo que hay muchas experiencias en la vida que a fuerza nos hacen crecer, formar nuestro caracter, y es ahi donde los padres debemos tratar de apoyar a nuestros hijos como lo hiciste tu al decirle a Santi que no renunciara y que hablara con el técnico. Pero hay otros momentos en los que debemos ser justos con los sentimientos de los niños... creo que Santi no va a sacar nada positivo quedandose en un equipo en el que no es reconocido, cuando realmente se merece el reconocimiento. No todas las instituciones son iguales, y si tu sientes que esto lo está perjudicando al punto de querer alejarse del futbol por un tiempo, pues mi humilde opinión es que lo apoyes, que lo hablen y asi el pueda decidir tranquilamente si se queda o se va. Es importante que el no sienta que debe quedarse para que tu te sientas orgulloso de el, no debe nunca sentir que tu vas a desilusionarte... por el contrario, debe estar seguro de que lo que haga es lo que el quiere hacer y que tu vas a quererlo, a poyarlo, y a estar orgulloso de el sin importar cual sea su desición final.Eres un super papá y estoy segura que todas estas cosas ya las sabes, pero a veces cuando un amigo nos las recuerda nos sentimos que vamos por el camino correcto.Animo para los dos, a Santi mis felicitaciones por su determinación de ser mejor cada dia, y a ti un abrazo fuertisimo.

    ReplyDelete
  3. Si no fuera tu hijo te diría que si sale adelante en ésta por si mismo, a la larga la experiencia lo va a fortalecer y lo va a hacer un poco mas duro; la injusticia, lamentablemente, es parte de nuestro aprendizaje. Ahora, me pongo en tus zapatos y...yo ya me hubiera peleado con alguno, lo cual no sería bueno para nadie, realmente apruebo tu actitud. Dificil aconsejar en situaciones asi, creo que apoyo y contencion de tu parte a Santi le sobran, asi que a el le toca decidir que hacer.Saludos

    ReplyDelete
  4. Gabriel,Sé lo dificil que es ver que tu hijo no esta disfrutando.A veces es mejor darles un poco de tiempo para que enfrenten los problemas, estando siempre pendientes de todo ese proceso. Y pasado ese término ver si las cosas siguen igual. Tambien es importante para Santi elija lo que quiere realmente, ya que en este caso se trata de un deporte. Ya sabes que nosotros estamos pasando una situación similar (de aceptacion) con Ian y decidimos darle un tiempito para que se adapte y ver como siguen las cosas.Santi en cambio es mas grande y es consciente de lo que le esta pasando, y si no quiere darle una oportunidad a su nuevo equipo, quizas sea bueno respetar su deseo de volver con sus amigos.Ahora, si quedarse en ese equipo significa que puede seguir creciendo como jugador, tambien seria bueno que lo vea como una oportunidad y reciba todo el apoyo de su parte (cosa que siempre tiene).Un abrazo

    ReplyDelete
  5. Hola, es una situación dificil para opinar. El futbol es realmente muy competitivo, pero me parece que a la edad que tiene Santi, es para disfrutarlo. Quizas con un poco de tiempo se arreglen las cosas.Como dice el dicho " deja el agua correr.."SaludosPD: como madre, me sería muy dificil mantener mi boca cerrada con el entrenador.

    ReplyDelete
  6. Gracias a todos por tan buenos comentarios. El problema que yo tengo es que íntimamente siento que el entrenador está en todo su derecho de sentarlo en el banco. Esto es futbol competitivo, si él quiere jugar igual tiempo que los demas tendría que volver al house league (que es como jugar futbol con obstaculos).Yo mismo tengo esa situacion con chicos que por diversos motivos ya no estan a la altura, pero igual tratamos de ponerlos cuando vamos ganando (o perdiendo por mucho). Yo aprecio y respeto mucho a los entrenadores de Santi, y por eso tal vez me cuesta tanto disentir con ellos con respecto a lo que está pasando.Yo soy muy exigente con mi hijo, pero también honesto. Si jugó mal, no le digo 'bueno, pero diste lo mejor de vos e hiciste un gran esfuerzo!' como hacen acá. Le digo "Santi, hoy jugaste mal" y punto. El sabe que yo jamás dudo de que el se 'mata' en la cancha y por eso hasta a veces me permito bromear con el asunto ("Macho, hoy apestaste el vecindario!"). Pero cuando juega bien, también se lo hago notar. Y últimamente, no tengo dudas de que es el mejor delantero del equipo, pero desafortunadamente los coaches no lo ven así...Si me preguntan a mí, por más que a mi me vendría de maravillas tenerlo de vuelta, preferiría que se quede en el equipo "A". Pero está en el elegir si quiere ser "cola de león" o "cabeza de ratón"...

    ReplyDelete
  7. Les presento el comentario de Santiago, vía satélite desde Guaterlú! :-)

    ReplyDelete
  8. Hola, soy Santi.Yo quiero ir me al equipo B. Eleji porque en este año en el equipo A, no me diverti como el año pasado. 1. Los jugadores me decian cosas y eran muy agrandados.2. No jugaba mucho y quando jugaba, me sacaban entre los 30 minutos.3. Los coaches eran buenos pero..... tenian jugadores que amaban y nunca sacaban de la cancha. y 4. No tenia muchos 'amigos' y no me gustaba sentir 'solo'. Tenia a Ethan, Kaleb, y Sam quando en el otro, tenia Michael, Daniel, Thomas. Mis mejores amigos. Por estas rasones , eleji irme al equipo 'B'. -Santi :)

    ReplyDelete
  9. Clarito, no? La pena es que parece que Thomas (un encanto de pibe y un jugador 'de aquellos') va a ser llamado para el equipo "A". Espero que no le pase como a Santi (porque después de todo, el año pasado a esta altura estaban tan encantados con el como lo están con Thomas ahora). Thomas es el chico que sale en la foto con Santi y el trofeo. Como dije, un encanto de pibe, lo mismo que sus padres. Fue por mi insistencia que lo llamaron a jugar para el equipo "A", porque ni lo conocían. Ahora, se lo van a llevar...

    ReplyDelete
  10. Ay Santi, que lindo que escribas tus comentarios tu mismo. Sea cual sea tu desición sigue poniendo lo mejor de ti en cada partido y sobre todo DISFRUTANDO de ese deporte que tanto te gusta. Ojala podamos conocernos en Diciembre que voy a estar cerca.Un abrazo,Maria Clara

    ReplyDelete
  11. Voy a poner algunas soluciones para los puntos que Santi explico, ahi van:1 - No tenes que hacerles caso a lo que digan y responderles: "Lero, lero, lero, lero..." o "MMhhnnn, que hambre", con la manito extendida abajo del menton, o, por ultimo, decirles:"Espejito, espejito, a mi me rebota y a vos te explota".2 - Si estas mucho tiempo en el banco, llevate unas crtas para jugar un truco con algun compañerito, o te levantas y miras el partido parado diciendole a tus compañeros cosas como: "Tronco", "Mi mama juega mejor que vos", o arrancas pasto y se lo tiras para que coman... 3 - Compras bombones de chocolate en una cajita con forma de corazon y se la das al couch para que regalen al jugador que el prefiera4 - Te juntas con Michael, Daniel y Thomas y te llevas todos los balones que hayan, y cuando vengan el couch y el resto del equipo a buscar se pasan el balon entre Uds. para que no lo agarren al grito de "oleee...oleeee".Que te parece? Pase lo que pase, nunca hay que perder el buen humor... o el malo como el mio. Cuac! Saludos

    ReplyDelete
  12. SantiTener unos papás como los tuyos es muy bueno, ya sabes que siempre te apoyan y eso es importante para que puedas elejir tranquilo. Disfruta mucho con tus amigos!Saludos

    ReplyDelete
  13. amigo ojala mi hijo meta los goles que mete el tuyo y recuerda que los padres estamos para apoyar y ayudar a nuestros hijos great supportt right tu apoyo es imprescimdible para su crecimiento por lo que leo parece un caso de favoritismo por parte del coach de ese team sera alguna clase de segregacion ? '

    ReplyDelete
  14. Segregación? No, para nada. Al coach le gustan otros jugadores y punto. El año pasado el se había encandilado con Santi e hizo todo para tenerlo en el equipo; tal vez Santi no le respondió como quería.Santiago está más que nada decepcionado por sus malos compañeros; el coach tiene derecho a elegir los 11 jugadores que jueguen cada partido. En su esquema, Santi es claramente el número 12, porque es siempre el primero en entrar y el que juega si falta uno de los titulares. Lamentablemente, eso no es suficiente para mi hijo. El quiere jugar al futbol...

    ReplyDelete
  15. En caso de que alguien siga al blog por los comentarios, Santiago hizo oficial su renuncia llamando por teléfono al coach ayer... Y lo bueno es que le dio los mismos motivos que expresó en su comentario aquí.No les gusta que escriba 'quando' con 'q'? :-)

    ReplyDelete

Please leave a message after the beep

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Created by MyFitnessPal - Free Calorie Counter
Share |