Buy at KW Empanadas!

Saturday, February 13, 2010

Twenty five years

(En español más abajo)
image
Tales of Love and Friendship is an event organized by InmigrantesCanada.com
 
Canada
1985 was a year that brought many changes for me. Until then, I was just another teenager, doing well in school and with a few friends, but my good friends were very far away, in my hometown Necochea. Even though I would go out with my friends from school, the only important outings were those that involved the group of friends with whom we would spend the summer together. Many, almost all of them, were two or three years older than me, including my own brother. My role was very small; I just settled for being that who would sing second voices whenever my brother and I were singing for our friends, or just being the typical younger brother, getting way too irritating every fifteen minutes. The fact that I was skinny, not exactly handsome and very shy around girls wasn’t too helpful. Let’s just say that my self esteem wasn’t exactly sky high.
 
That year, and like many times before, I spent my birthday almost by myself. Tired, I decided to walk off that group that saw me almost like a annoying presence, and I exiled myself at my grandfather Pepe’s farm. I spent long weeks in there during January, just walking around alone, cultivating vegetables that I would never eat, and cleaning up a big tank in which –I believe– I would never get to swim that summer. By February, and once I got tired of that life too, I went back to the beach and as a consequence to hang around the guys, but my behaviour had changed: I would only arrived at around six, seven in the evening, when we got together to play beach volleyball.
 
Watching us play volleyball was like going to the circus. We were fairly good, actually, and had a spectacular style, especially me and my brother Guillermo; we would both make impressive flying saves, but… we would lose almost every time. There was a team made by some gentlemen that were 55+, which we obviously called ‘the old guys’; they would beat the snot out of us almost every time, in spite of them not knowing how to play properly. It was funny and frustrating for us at the same time, because we would spend so much time preparing for the game, and a few minutes later we would walk off the court in silence, after having lost by a humiliating score of 15-2.
 
IMG00011
Vero L and María, in 1988 
 
It was during those days that I noticed that every time it was our turn to play, a group of four cute girls would come by and sit in the sand to watch. I assumed that it was because of the show we were putting every day (in a very generic sense of the word ‘show’), so I didn’t pay too much attention to it. But when the days passed and they kept coming every time and only when we were playing, even I (who wasn’t, as I mentioned, exactly a Don Juan), realized that there was ‘something else’. And to everybody’s surprise (especially mine!) I took the initiative this time.
 
On Thursday, February 14th, we showed up to play like every day, but we happened to be two players short. “Where are we going to find two more players?”, we were wondering, and I had the answer right away. I walked to where these girls where and ‘invited’ them to play with us with such a sense of authority that they couldn’t even get to use that pretended shyness that the rules of flirting dictates. And along they came, playing with us in groups of two. And we even won some games, to everybody’s surprise.
 
We were going bowling that same night, in Necochea’s old town, so me being a gentleman I kindly invited them to come along. My hometown has always been safe, and those definitely were different times, so it wasn’t very hard for them to obtain authorization to go out with me that night. They weren’t actually expecting me to pick them up anyway, but there I was at the door, so they had no choice but to come with me.
 
IMG00012 Vero L, Andrés, Vero R and Viviana at my place – 1988
Vero L, Andrés, Vero R y Viviana en mi casa - 1988
 
That was the beginning of a friendship that has lived through the years against everything. The girls (María, Verónica, Viviana and Lorena) were only 15, and I had just turned eighteen that January. From that moment on, and until they left in March, we became inseparable and I slowly drifted away from the other guys. There was a very brief romance with Viviana, which I want to believe was probably the reason why they would come to watch us in the first place; there were many funny anecdotes to be told from those five, six days we dated and some I have already mentioned (like here). But the truth is that we remained a very close group of friends, and that relationship got stronger when we all went back to Buenos Aires. Then I met ‘another’ Verónica, and there was time for other transitions: we saw a little less of Lorena, and my friend Andrés (who also had his own summer romance) became a regular presence. Other friends from both sides joined as well. Among them, we would see María’s neighbours Juan Pablo and María Marta. Since María was probably the one with whom I had the closest relationship, I would see them very often. One day I was at Juan Pablo’s birthday party and I found out that they were singing in a choir. I soon joined them, and the following year a shy girl came along, a contact made by JP. She immediately caught my attention, especially since her name was Gabriela… :-)
 
My friendship with these girls, and with those who came along later on grew stronger throughout the years, to the point that I was one of María’s witnesses on her wedding (another story I should tell some day). Among my new friends, I was Gabriel, instead of somebody’s brother, or even worse, somebody’s annoying brother. They loved me for what I was and how I was; I didn’t have to pretend to be something else. My self esteem was back, and I would even allowed myself not to be the class clown all the time, and show a side of me that very few knew, quiet and sometimes even melancholic. One year or two later, something interesting happened: both groups of friends merged. But now I was coming back with a different status; I wasn’t somebody’s brother but myself, and it showed. I was very surprised and happy to see that the treatment I got from then on was completely different.
 
DSC01412We meet again in 2006. Clockwise, from left: María Marta, Florencia, Verónica L, me, Verónica R and María (in front)
Nuestro reencuentro en 2006. En sentido horario, desde la izquierda: María Marta, Florcita, Vero L, yo, Vero R y María (en frente)
 
It’s been 25 years today since that day in which without meaning it I changed the path of my life for ever. I met friends that are still there, in spite of the distance and the years. Our lives have run over us, we’re all married, most of us have children and soon one of us will get to know their first grandchild. Some are professionals, others –like the ‘first’ Verónica– are very talented and respected artists, others live simply but still very well. Life caused me to have very sporadic contact –if any– with some of them, but with others we stay in touch almost on a daily basis, thanks to technology. We have many things in common, many stories told, happy and not that much. It’s been a quarter of a century since that Thursday,  and I know that if it weren’t for María, Verónica R, Vivi, Lorena, Andrés, Verónica L and some others, I wouldn’t be what I am today. I owe these girls I met 25 years ago today a lot. I will never have enough time to thank them.
 
I just hope I was able to give something back, if only a part of all the blessings I have received from you and your friendship.
 
I will never forget that summer of ‘85.
 
I love you all. Very much. Here’s for another 25 years.
 
Tales of Love and Friendship is an event organized by InmigrantesCanada.com 
 
 
Historias de Amor y Amistad es un evento organizado por InmigrantesCanada.com
 
ArgentinaEl año 1985 trajo muchos cambios para mí. Hasta entonces, yo era un adolescente ‘del montón’, que andaba bien en la escuela y tenía amigos, pero los buenos amigos estaban muy lejos, en Necochea. Si bien salía a veces con mis compañeros de escuela, las únicas salidas importantes eran aquellas en las que me relacionaba con el grupo de amigos con quienes compartíamos el verano. Muchos, casi todos ellos, eran dos o tres años mayores que yo, incluyendo a mi propio hermano. En conclusión, por lo general me limitaba a alternar entre aquel que hacía las segundas voces cuando mi hermano y yo cantábamos para nuestros amigos, o sino ser simplemente el típico hermano menor que se ponía demasiado pesado cada quince minutos. Que yo fuera flaco, desgarbado, no exactamente un Adonis y muy tímido con las mujeres no me ayudaba mucho. Digamos que mi autoestima no estaba precisamente por las nubes.
 
Ese año, y como muchas veces antes, pasé mi cumpleaños casi en soledad. Cansado, decidí abrirme de este grupo que me veía prácticamente como una presencia molesta, y me auto-exilié en la quinta de mi abuelo Pepe. Pasé largas semanas de Enero dando vueltas solo, cultivando hortalizas que jamás comería y limpiando un tanque australiano en el que –creo– jamás llegaría a bañarme ese año. En Febrero, una vez que me cansé de esa vida también, volví a la playa y por consecuencia a encontrarme con nuestro grupo de amigos, pero mi conducta había cambiado: apenas si me les unía a eso de las seis, siete de la tarde, cuando nos juntábamos a jugar al volleyball.
 
IMG00014
Vero R, Vivi, Vero L and Andrés – 1988
 
Vernos jugar al volley era un espectáculo casi circense. Jugábamos bastante bien, y éramos muy espectaculares, especialmente mi hermano Guillermo y yo, que hacíamos impresionantes voladas, pero… perdíamos casi siempre. Había un equipo de señores mayores que venían todo el año desde Buenos Aires, al que por supuesto le decíamos ‘el equipo de los viejos’, que nos ganaba absolutamente siempre sin tener mucha idea de cómo jugar. Era divertido y frustrante a la vez ver que nos preparábamos tanto, esperábamos nuestro turno y luego nos retirábamos en silencio luego de haber perdido por un lapidario 15 a 2.
 
Por esos días comencé a notar que cada vez que a nosotros nos tocaba jugar, un grupo de cuatro chicas venían y se sentaban en la arena a ver. Asumí que sería por el espectáculo (en un sentido muy amplio de la palabra) que dábamos siempre, y no presté mucha importancia. Pero cuando pasaron los días y siempre ocurría lo mismo hasta yo, que como dije no era un rayo con las mujeres, me dí cuenta de que había ‘algo más’. Y para sorpresa de muchos, pero especialmente mía, tomé la iniciativa.
 
Un jueves 14 de Febrero nos presentamos como todos los días a jugar pero estábamos muy cortos de jugadores, éramos sólo cuatro. “De dónde sacamos los dos restantes?”, comenzamos a preguntarnos, y yo enseguida tuve la respuesta. Me dirigí a estas chicas y las ‘invité’ a jugar con tanta seguridad que ni siquiera pudieron esgrimir la supuesta timidez que la coquetería femenina suele dictaminar. Y ahí se nos unieron, jugando de a dos por turno. Y hasta ganamos algunos partidos, para sorpresa de casi todos los presentes.
 
IMG00015
Back row: Lorena, Bibiana, Marcela, Me
Center row: Lorena, Martín (Andres’ brother), my brother Fafa, Clarisa, Vero L, Andrés, Maribé, Vero R
Front row: Viviana
 
I’m still in contact with all of them but two today.
Sigo en contacto con todos excepto dos hoy en día.
 
Esa noche íbamos a jugar al bowling al centro de Necochea, así que de puro cortés les pregunté a las chicas si nos querían acompañar. Mi ciudad natal siempre fue muy segura y estos eran definitivamente otros tiempos, así que no costó mucho para ellas obtener el permiso paterno. De todos modos no esperaban que yo me les apareciera, pero a la hora pactada allí me encontraron, y no tuvieron más remedio que acompañarme.
 
Ese fue el inicio de una amistad que perduró en el tiempo contra viento y marea. Las chicas (María, Verónica, Viviana y Lorena) tenían apenas 15 años, y yo acababa de cumplir los 18. Desde ese momento, y hasta que se fueron a principios de Marzo, nos hicimos inseparables y yo me fui abriendo muy rápidamente del grupo anterior. Hubo en medio un muy corto romance con Viviana, cuyas anécdotas son miles y hasta ya he mencionado algunas (por ejemplo, aquí). Pero la realidad es que seguimos como un grupo de amigos muy unidos, y la relación continuó cuando todos volvimos a Buenos Aires. Allí conocí a ‘otra’ Verónica, y con los meses comenzaron los cambios: a Lorena la comenzamos a ver menos, se nos unió mi amigo Andrés (que también tuvo su romance de verano), otros amigos de ambos lados… Entre ellos estaban los vecinos de María, con quien siempre tuve la relación más cercana. Se llaman Juan Pablo y María Marta, y un día que me encontraba en el cumpleaños de Juan Pablo me enteré de que estaban en un coro y pronto comencé a cantar con ellos. Al año siguiente entró a ese mismo coro una chica muy tímida que ‘consiguió’  Juan Pablo y que me llamó la atención de entrada, sobre todo porque se llamaba Gabriela… :-)
 
La amistad con estas chicas y con quienes se fueron agregando luego continuó a través de los años cada vez más fuerte, al punto de que yo fui el testigo de casamiento de María (otra historia que tengo que contar algún día). En este grupo yo era Gabriel, no ‘el hermano de…’ o peor aún, ‘el pesado ése’. Me querían por lo qué era y cómo era, y no tenía que esforzarme para parecer otra cosa. Mi autoestima había vuelto, y yo hasta me permitía no ser un payaso todo el tiempo y dejar relucir un costado sereno y hasta melancólico a veces que muy pocos conocían. Al año o dos de haber comenzado esta amistad, pasó algo interesante: mis amigos ‘de antes’ y los ‘de ahora’ se mezclaron, pero yo volvía con otro status; ya no era solamente ‘el hermano de…’ sino que era yo mismo, y me sentí sorprendido y muy contento de ver que el trato que recibía de los demás era completamente distinto.
 
IMG_2356
Another get together, this time in Nov ‘09: Vero L, María and I
Otro reencuentro, esta vez en Nov/2009: Vero L, María y yo
 
Hoy domingo se cumplen 25 años de aquél día en que sin proponérmelo cambié definitivamente el destino de mi vida. Conocí amigos que están allí, a pesar de la distancia y de los años. Nos ha pasado la vida por encima, todos estamos casados, la mayoría tenemos hijos y pronto alguno de nosotros conocerá a su primer nieto. Hoy algunos somos profesionales, otros –como la ‘primera’ Verónica– son reconocidos artistas, otros vivimos con más simpleza pero de todos modos muy bien. La vida hizo que con algunos tenga contacto muy esporádico y a través de Facebook, pero con otros el contacto es continuo y casi diario, ventajas de la tecnología. Nos unen muchas cosas, muchas historias, alegres y tristes. Hemos vivido un cuarto de siglo desde aquél jueves de Febrero, y sé que si no fuera por María, Verónica R, Vivi, Lorena, Andrés, Verónica L y algún otro, yo no sería lo que soy hoy. A estas chicas que conocí hace hoy veinticinco años les debo mucho, muchísimo. Nunca me va a alcanzar la vida para agradecérselos.
 
Espero haber retribuído aunque sea en parte tantas bendiciones que recibí de ustedes.
 
Jamás me voy a olvidar de ese verano del ‘85.
 
Los quiero mucho. Que sigamos juntos por otros 25 años.
 
Historias de Amor y Amistad es un evento organizado por InmigrantesCanada.com
 
 

13 comments:

  1. I took you 25 years to recognize you were annoying...sheeezzz

    ReplyDelete
  2. Me encantó la historia Gabriel!
    Que dicha poder contar todavía con esa amistad!

    Happy Valentine's Day!

    ReplyDelete
  3. Que linda historia!
    Es bueno saber que aun tienes amigos de verdad, aunque los separe la distancia.

    ReplyDelete
  4. オテモヤン, you are soooo wrong...

    ReplyDelete
  5. Gracias Gaby, muy emocionante el relato de aquel verano que nos torció el rumbo a unos cuantos.
    Me acuerdo absolutamente de todo lo que describiste sobre cómo conocimos a las chicas. Las veo al lado de la cancha de volley. Y el recuerdo me llena de ternura por cómo éramos, por todo lo bueno que nos trajo haberlas conocido.
    Son 25 años para festejar, sin dudas. Y lo podríamos hacer. La próxima vez que vengas. Lo tenemos que hacer.
    Ahora bien, te marco un par de errores: allí no eras Gabriel, allí eras Baby (no "beibi", "babi" como se escribe); otro: los viejos no nos ganaban por paliza, nos ganaban medio con lo justo, pero la ventaja diferencial era que nos chamuyaban los tantos dudosos, nos cobraban manejo, cuando ellos la agarraban, la amasaban y le sacaban lustre antes de largarla, y no sé si no nos caminaban con el tanteador. Te tiraban con las canas.
    Decí que ya no hay volley en el ACA, porque hoy la prerrogativa de las canas la podríamos esgrimir nosotros, ja.
    Abrazo, Baby. Y gracias de nuevo.
    (este comment lo voy a postear tambien en tu entrada de face)

    ReplyDelete
  6. hola gabriel:
    me enterneció muchísimo tu relato y tu manera de contarlo.
    beso grande

    ReplyDelete
  7. Es cierto, se me conocía como 'Baby', y aún hoy me las chicas llaman así...

    Con respecto a 'los viejos', yo sólo recuerdo esos partidos en que perdíamos mal... Con el tiempo supe tener una buena amistad con ellos, y luego me encontré con 'Tyson', el chiquito que jugaba con ellos (sobrino de Armando) trabajando conmigo en IBM. Es el día de hoy que 'Tyson' es Eduardo, un muy buen amigo mío, con el que aún seguimos en contacto.

    ReplyDelete
  8. Muy lindo tu relato y te dire q estoy con "Andripi" tu no eras no Gabriel, ni el hermano de, ni nada por el estilo, eras BABY.
    Tampoco eras un flaco desgabado, (siempe tuviste tu puntito ;) ).

    El grupo de los viejos siempre los camino con los puntos, reconozcamos q eran malos jugando al volley pero unas fieras peleando los puntos jaja.

    Te mando un beso grande

    ReplyDelete
  9. Gracias Baby por los recuerdos. lamento que la bobera de la adolescencia haya provocado que no fueras tratado como uno más del grupo o que no hubieras sabido levantarte la autoestima. por suerte la vida se encargó de demostrarte que valés mucho. Lo que escribiste es hermoso. Coincido que "los viejitos" nos robaban los tantos. Y hoy por hoy seríamos un buen grupo de viejitos en la cancha, no? ojalá pudieras estar el fin de semana para juntarnos algunos de los amigos del verano en Necochea!!! besos muchos!!!

    ReplyDelete
  10. Luciana y Laura, muchas gracias por los comentarios!!! Les agradezco de corazón, tengo muy buenos recuerdos de todos esos años.

    Lamento no tener en Facebook a mucha gente que me gustaría recordar en esta nota también, pero bueno, ya llegué al límite de tags en Facebook! :-)

    ReplyDelete
  11. Recuerdo muchos buenos momentos pasados en tu casa, Laura, y cómo nos pasábamos las tardes de mal tiempo jugando al 'jodete' en el depto de Luciana, que cantaba 'A pescar, mi amor...' cada vez que tenía que levantar cartas a lo loco.

    ReplyDelete
  12. Muy bueno Baby! recien hoy lo leí, Abrazo muy grande.

    ReplyDelete
  13. Dios!!! q memoria, ya ni me acuerdo co se jugaba al jodete, pero si que cantabamos "a pescar, mi amor"

    No eres el unico con muy buenos recuerdos de esa epoca.

    quien se acuerda de estar en "Ingustinus" cantando Marinero Bengali??

    besos

    ReplyDelete

Please leave a message after the beep

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Created by MyFitnessPal - Free Calorie Counter
Share |