Buy at KW Empanadas!

Thursday, October 15, 2009

Nine

CanadaIt’s October 15th, which means I have been in Canada for nine years as of today. That’s a lot of time. I wonder if I could come up with some sort of a balance after all these years… Maybe if I interviewed myself…
 
Was this whole thing worth it? Do you have a better life? Yes, I don’t think any of us has a doubt about it. Was the price high? Sure it was; we had a terrible first year, that put our love, unity and willingness to the test. We succeeded because we pulled together as one. Many times I gave up during the process, and my family was there to pick me up; in other opportunities, it was my turn to be the ‘rock’ and let everyone else lean on me. The personal price both me and Gaby paid was irreversible: we both had to start over at 35; whatever we had done and achieve in our lives until then, meant nothing. We barely knew the language, we didn’t know anybody in the country and, more importantly, we didn’t know how to get started. It wasn’t the product of not having prepared well enough for this, we had done our homework (and how!). It’s just that there were a lot of circumstances and events for which we weren’t prepared. We became the Guinea pigs of our own family, and we dealt with the consequences of that fairly well.
 
Most of this sounds pretty bad, so… you sure it was worth it? Oh, yes. We live united, as a family, in a beautiful city of a beautiful country. We’re in love with this place. Our kids are happy and active, and we now have the time to be with them and follow their progress in school, sports, life. They enjoy the many privileges that living in a wonderful place like the Waterloo Region gives them, and we’re happy that we can now afford those privileges we have to pay for (like being able to take them out skiing). We have something we didn’t have back home: a routine. We know that, unless I’m travelling, I will be home by 5:30 PM everyday and that both me and Gaby will be at home all weekend. They know they can count on us for anything they might need and we are happy to feel that we’re there for them. Gaby is still liking her status as a SAHM (stay at home Mommy), though she’s gradually starting to go out and make some extra $$$ (like when she teaches Spanish and Cooking). She has enjoyed Florencia’s first years like she never could with the other three. And you know what? I think the same applies to me.
 
It looks like life in Argentina wasn’t that great. Are you happy that you don’t live there anymore? No. I’m not. I’m happy that I live in Canada, but that doesn’t mean that I’m happy that we left Argentina. It’s still my country, my roots, what defines me and a big part of who I am. I still have my family there, and many friends. I still like (love!) to watch the soccer games from there, and I still get mad and discouraged every time I read the newspaper and see how we continue to manage to gradually destroy one of the richest countries in the world. I cannot understand how is it possible that children die of hunger in a country so rich that you can put a brick on the ground and a house might grow. I see people –other immigrants–  for example, that seem to be desperately looking for something bad to happen in Argentina so they can feel better about themselves and their decision of having left. Thanks for reminding me why I left that country”, they will say (or write), whenever something indignant appears on the news paper. First of all, “that” country??? That would be “your” country, you arrogant prick. And secondly, are you so shallow and insecure that the only way you can feel better about yourself is by knowing that other people are in a worse situation than yours? Get lost, you selfish imbecile. There, I said a couple words I don’t normally feature in my blog. Argentina still hurts, you see?
 
Speaking of other immigrants… How come you don’t share your experiences as an immigrant and give advice like others do? Well, because I’m not ‘others’, I’m ‘me’. I don’t think I have the knowledge nor the right to tell people what to do with their lives. I say it all the time, this is not for everybody. I don’t want people to see how I live now and think that it’s always been that way. There’s another thing I like to say: you tend to idealize everything, and you are kind of expecting the Prime Minister to welcome you at the airport, holding the deed to your new home, the key to your brand new car and your job offer letter for you to sign. It doesn’t work that way at all. I made many –many– mistakes during my first few years here. I don’t think I have the authority to give any kind of advice. Back in 1999/2000, I did work on something that could now be considered my “… in Canada” blog: a few pages full of job search links, some of which still work today (see here, here or here); that website, however, has been abandoned long ago. So long, that it’s still dedicated to my three kids (Florencia was born in 2003)…
 
My blog –this one– was born as a way for me to share pictures and minor stories with my family and closest friends in Argentina. How did it evolve into this, I have no idea; but it still is mostly a ‘Daddy’ blog. You just have to look at the amount of stories about Santi’s soccer matches, Florencia’s singing, etc etc and you will see that I’m right. My Tuesday’s series (“Silly Monkey Stories”) is probably what defines this blog the best. Some people who have made fun of my posts, memes and videos in the past, ended posting the same kind of things now that they obviously ran out of ideas…
 
OK, so you’re a ‘Daddy blogger’ and you don’t feel like you should be giving advice to immigrants… would you help people if they asked? Oh, I have done that, so many times! It’s almost always the same process: somebody introduces you to a newcomer or puts you in contact with somebody who’s planning to come to Canada. You take time and make an effort to help these people, who e-mail or call you daily asking you all sorts of questions. You open the doors of your house for them, you take care of their kids while they look for a job, give references for them, or even e-mail their résumé to your own company. One day, they finally consider they have settled… and you never hear from them again. Depending on how classless they are, they might even said horrible things about you; it’s human nature, I guess. With the years, I learned to not get too affected by this, and even understood them to an extent: it actually makes sense that they want to disappear from our lives, we remind them of when things were not like they thought they would be. We saw them take those jobs they were overqualified for and we saw them decorating their houses (rented houses) with sofas and tables they picked up from the curb, the dumpster or the Salvation Army. I know that because we did too. The difference is that unlike these people, we never –ever– forgot who we were, where we came from and more importantly, who was there when we had nothing. We have memory, and we’re thankful.
 
Well, but it’s not like everybody you met in these nine years turned out to be an ungrateful bastard! No, it’s true. There were a few, and we’re as happy as they must be that those are no longer in our lives, but we also met a lot –a lot!– of wonderful people who we are happy and proud to count among our friends. Some of them, we already see as family. We have a very active social life, and we’re very happy to have lots of wonderful people in our lives. Some are immigrants like us, some are born and raised Canadians. We don’t prefer one group over  another. In fact, we don’t even bother to think about that aspect of their lives: they’re our friends and that’s it. We are social, honest, hard-working and decent people, and we’re well-liked. I have no doubts we would make friends no matter where we went, because our values would remain the same. How sad would be for us to feel that we can only live here, because we would fail to fit anywhere else. If we were able to make the transition from Argentina to Canada, we will certainly ‘survive’ the impact of moving to another town or neighbourhood. We’re not hermits.
 
So… in summary? Coming to Canada was the main –and best– decision of our lives. Nine years later, we’re very proud of it. The price we’ve paid is really high: we miss our family, our friends, our idiosyncrasy, the food, the smells, the soccer discussions at 9:00 AM on Mondays, the… we miss a lot of things. There’s very little we can do about that. We’ve lost people that were really close to us, and we felt the frustration of knowing that even if we had the money to take a plane right away, we wouldn’t be able to make it to the funeral. There were many people I said “Good-bye” to nine years ago, which I knew I would never see alive again. As I said, the price me and Gaby paid was extremely high. But I would do it all over again.
 
Just looking at my kids makes me want to do it all over again.
 
 
Argentina
Hoy es 15 de Octubre, lo que significa que estado en Canadá por nueve años ya. Es mucho tiempo. Me pregunto si puedo hacer algo así como un balance luego de todo estos años… Tal vez si me hiciera un reportaje a mí mismo…
 
Valió la pena todo esto? Viven mejor ahora? Sí, no creo que ninguno de nosotros tenga dudas. Tuvimos que pagar un precio muy alto? Seguro; tuvimos un terrible primer año, que puso nuestro amor, unidad y deseos de triunfar bajo stress. Tuvimos éxito porque siempre tiramos del carro juntos. Muchas veces to me dí por vencido durante el proceso, y mi familia estuvo allí para levantarme cuando caí; en otras oportunidades, fue mi turno el de ser ‘la roca’ en la que los demás necesitaron apoyarse. El precio que Gaby y yo pagamos en lo personal fue irreversible: ambos tuvimos que re-comenzar nuestras vidas (personales y laborales) a los 35; lo que sea que hubiésemos hecho hasta entonces ya no tenía valor alguno. Apenas conocíamos el idioma, no conocíamos a nadie en todo el país y lo más importante, no sabíamos cómo empezar. No era porque no nos hubiésemos preparado bien para esto, ya que habíamos hecho nuestros deberes (y cómo!). Fue que hubo un sinfín de circunstancias y eventos para los que no estábamos preparados. Terminamos convertidos en los conejillos de India de nuestra propia familia, y lidiamos con las consecuencias más que bien.
 
Todo esto suena bastante mal… seguro de que valió la pena? Oh, sí. Vivimos unidos, como familia, en una hermosa ciudad de un hermoso país. Amamos este lugar. Nuestros hijos son felices y activos, y ahora tenemos el tiempo para estar con ellos y acompañarlos mientras progresan en la escuela, en los deportes, en sus vidas. Pueden disfrutar de los muchos privilegios que vivir en un lugar fantástico como la Región de Waterloo les da, y nosotros estamos felices que ahora podamos afrontar algunos de esos privilegios por los que tenemos que pagar (como por ejemplo poder llevarlos a esquiar). Tenemos algo que antes no teníamos: una rutina. Sabemos que, a menos que yo esté viajando, voy a estar en casa a las 5:30 PM todos los días y que tanto Gaby como yo vamos a estar en casa todo el fin de semana. Los chicos saben que pueden contar con nosotros para cualquier cosa que necesiten y están felices de saber que nosotros estamos siempre presentes. Gaby todavía disfruta de su presente como SAHM (iniciales en inglés de ‘stay at home Mommy’ o ‘Mamá que se queda en casa’), a pesar de que ahora está comenzando a salir y trabajar para hacer unos $$$$ extra (como por ejemplo con sus clases de Español y de Cocina). Ha disfrutado de los primeros años de Florencia como no pudo con los otros tres, y si me apuran, lo mismo creo yo que me pasó a mí.
 
Da la impresión que la vida en Argentina no era tan buena. Están felices de que no viven más allí? No. Para nada. Estoy feliz de vivir en Canadá, pero eso no quiere decir que esté feliz de que hayamos dejado Argentina. Sigue siendo mi país de origen, mis raíces, lo que me define y una gran parte de lo que soy. Todavía tengo a mi familia allí, y muchos amigos. Todavía me gusta (me encanta!) mirar los partidos de fútbol desde allí, y todavía me siento enojado y descorazonado cuando leo los periódicos y veo cómo continuamos encontrando la forma de destruir poco a poco uno de los países más ricos del mundo. Sigo sin poder comprender cómo es que haya chicos muriendo de hambre en un país tan rico que uno puede sembrar un ladrillo y es muy probable que crezca una casa. Veo gente –otros inmigrantes, por ejemplo– que parecen estar desesperados por encontrar en estas cosas la razón para sentirse mejor acerca de ellos mismos y su decisión de haber emigrado. Gracias por recordarme por qué me fuí de ese país”, dirán (o escribirán), cada vez que un hecho indignante aparezca en los diarios. Bueno, primero que todo, “ese” país??? Ese es “tu” país, soberbio de mierda. Segundo, sos tan inseguro y superficial que la única forma en la que te podés sentir mejor acerca de vos mismo es saber que hay otra gente a la que le va peor? Desaparecé de mi vida, imbécil, egoísta, basura humana. Ahí tienen, algunas palabras que no aparecen habitualmente en mi blog. Es que Argentina aún me duele.
 
Hablando de inmigrantes… Por qué vos no compartís tus experiencias de inmigrante y das consejos como hacen otros? Principalmente, porque yo no soy ‘otros’, sino ‘yo’. No creo tener el conocimiento ni el derecho para decirle a la gente qué hacer con sus vidas. Como digo siempre, esto no es para todos. No quiero que la gente vea cómo vivimos ahora y piense que siempre ha sido así. Hay algo más que siempre me gusta decir: uno idealiza tanto que termina esperando que el Primer Ministro lo reciba en el aeropuerto, con el título de su nueva casa, la llave del auto y la oferta de empleo para que uno la firme. No son así las cosas, para nada. Yo cometí muchos –muchos– errores durante mis primeros años aquí. No creo tener la autoridad para dar ninguna clase de consejos. Allá por 1999/2000, sí trabajé en algo que podría ser considerada la versión “… en Canadá” de este blog: unas pocas páginas llenas de links para la búsqueda de trabajo, algunas de las cuales aún funcionan (vean aquí, aquí o aquí); este website, sin embargo, ha sido abandonado hace mucho tiempo. Tanto tiempo, que está dedicado a mis tres hijos (Florencia nació en 2003)…
 
Mi blog –éste– nació como un medio para compartir fotos y pequeñas historias con mi familia y mis amigos más cercanos en Argentina. Cómo terminó evolucionando hasta lo que es hoy, ni idea; pero todavía es un ‘Daddy’ blog. Sólo tienen que echar un vistazo a la cantidad de historias sobre Santi y el fútbol, Florencia y sus canciones, etc. etc. y verán que es así. Mi serie de los martes (“Silly Monkey Stories”) es probablemente lo que define mejor este blog. Algunos se han burlado de mis posts, mis videos y mis memes en el pasado, y es divertido verlos postear exactamente la misma clase de cosas ahora que obviamente se han quedado sin ideas…
 
OK, entonces quedamos en que sos un ‘Daddy blogger’ y no pensás que debieras dar consejo a los inmigrantes… ayudarías a la gente si te lo pidieran? Oh, lo he hecho tantas veces! Es –casi siempre- el mismo proceso: alguien te presenta o te pone en contacto con un recién llegado o alguien que está por venir. Te tomas el tiempo y haces el esfuerzo para ayudarlos, te llaman o te mandan e-mails diarios con toda clase de preguntas. Les abrimos las puertas de nuestra casa, les cuidamos los chicos mientras salen a buscar trabajo, damos referencias y hasta a veces enviamos sus résumés a nuestras propias empresas. Un día, cuando finalmente se consideran establecidos en Canadá… desaparecen por completo de tu vida. Dependiendo de cuán poca clase y educación tengan, también pueden llegar a hablar mal de uno; es una condición humana, supongo. Con los años, he aprendido a no dejarme afectar por esto, y hasta he llegado a comprender a esta gente de alguna manera: en sus mentes, tiene sentido que quieran que desaparezcamos de sus vidas, porque les recordamos de cuando las cosas no eran como ellos pensaban que debieran haber sido. Los vimos cuando aceptaron esos trabajos para los que estaban sobrecalificados y los vimos decorar sus casas (alquiladas, no propias) con sofás y mesas que sacaron de la calle, la basura o los negocios de segunda mano. Lo sé porque es exactamente lo que hicimos nosotros. El asunto es que a diferencia de esta gente, nosotros nunca –nunca– perdimos de vista quiénes éramos, de dónde vinimos y lo más importante, quiénes estaban allí cuando no teníamos nada. Tenemos memoria, y somos gente agradecida.
 
Bueno, pero no creo que toda la gente que conocieron en estos nueve años terminaron siendo unos desagradecidos! No, por supuesto. Estos fueron los menos, y estamos tan felices como lo deben estar ellos de que no estén más en nuestras vidas, pero también hemos conocido mucha –muchísima!– gente maravillosa a la que contamos entre nuestros amigos. A algunos de ellos ya los consideramos familia. Algunos son inmigrantes, como nosotros; otros, nacidos y criados en Canadá. No preferimos un grupo por sobre el otro. De hecho, ni siquiera nos molestamos en pensar acerca de ese aspecto de sus vidas: son nuestros amigos y punto. Somos gente sociable, honesta, trabajadora y decente, y nos aprecian mucho. No tenemos dudas de que vamos a hacer amigos no importa dónde vayamos, porque nuestros valores van a ser siempre los mismos. Qué triste sería pensar que sólo podremos vivir aquí, porque no tendríamos forma de encajar en ningún otro lado. Si pudimos hacer la dura transición de Argentina a Canadá, seguramente vamos a ‘sobrevivir’ el impacto de mudarnos a otro vecindario o pueblo. No somos ermitaños.
 
Guau… no podrás resumir todo esto de alguna manera? Venir a Canadá fue la mayor –y mejor– decisión de nuestras vidas. Nueve años más tarde, aún estamos muy orgullosos de ello. El precio que pagamos fue altísimo: extrañamos nuestra familia, amigos, la idiosincracia, la comida, los aromas, las discusiones sobre fútbol los lunes a las 9:00 AM, los… extrañamos muchísimas cosas. Hay muy poco que podamos hacer al respecto. Hemos perdido gente muy cercana, y sentimos la frustración de saber que ni siquiera si tuviéramos el dinero para subirnos a un avión y viajar enseguida, llegaríamos a tiempo para el funeral. Hay mucha gente a la que le dijimos ‘adiós’ hace nueve años, sabiendo que no volveríamos a verlos vivos. Como dije, el precio que pagamos Gaby y yo fue altísimo. Pero lo haría todo de nuevo.
 
Me basta ver a los chicos hoy para saber que lo haría todo de nuevo.
 
Technorati Tags:

11 comments:

  1. Creo que el éxito de que uno se sienta bien en el país donde eligió vivir depende de algo que vos lo describís bien: la unión de la pareja y en tu caso, de la familia.

    Pero sobre todo de quien está casado con uno, no, como bien decís cuando los dos "tiran del mismo carro".

    Me alegro mucho que te sientas bien.

    A mí también a veces me da, no sé si culpa, pero no quiero decir mucho que estoy contenta de vivir en Londres, aunque todo el mundo lo sabe. ;)

    Pero obvio que sería más feliz todavía viviendo en Argentina si tuviera las mismas posibilidades que aquí.

    Saludos!

    ReplyDelete
  2. Nueve años ya? Que lo parió diría Mendieta. Me acuerdo de la despedida en lo del benemérito Luvini.
    También de las noticias que fuimos recibiendo de tus peripecias que felizmente terminaron bien.
    Suerte que tenés una familia muy fuerte: mirá que para levantarte a vos...

    ReplyDelete
  3. Felicitaciones, Gabriel y familia, por estos 9 años!! Saludos.
    (Este JorMig no deja pasar una, je, je)

    ReplyDelete
  4. Me tiene podrido, Ale. Un dia de estos me tomo un avión, me voy para allá, lo voy a buscar, me pongo de rodillas y lo peleo.

    ReplyDelete
  5. nice, very nice ! (finally you write something here worth reading :)

    ReplyDelete
  6. Fue un chascarrillo, no es para salir a tomarse un avión. Además yo no peleo con gente que usa anteojos.
    Para tu tranquilidad las dos próximas semanas me tomo vacaciones así que te voy a dejar tranquilo.

    ReplyDelete
  7. Nine years, already? Wow!

    I feel a bit like you. People often assume I must hate France - I don't. I just didn't really see my future there and I wanted to experience living somewhere else, and found that the grass was better on the other side - at least for me.

    Which doesn't mean the adventure is easy. The first year is tough, and then from time to time, you pay the price of not being Canadian-born or not being in your "home country". Usually for silly stuffs, like degree recognitions etc.

    But yet, for me, it was worth it. It is hard to tell people whether their lives would be better somewhere else and I wouldn't take a side here. To each his own I guess.

    ReplyDelete
  8. Muchas Felicidades Gabriel y flia!!
    Lo bueno de todo el esfuerzo que hicieron, es lo que pueden y van a seguir disfrutando en familia en su nuevo hogar.

    Saludos

    ReplyDelete
  9. Es así, cuando uno viene grande (en nuestro caso de 44 y 46 años) el precio a pagar es muy alto, y lo sabíamos de entrada. A pesar de eso lo intentamos y a pesar de todas las nostalgias que vos nombraste pensamos también que fue lo mejor que pudimos hacer.
    Felicidades por los nueve años!

    ReplyDelete
  10. Felicitaciones!!! 9 años se dice rápido pero hay que ver todo lo que contiene!
    Un abrazo grande a tu clan!

    ReplyDelete
  11. Increible, mis felicitaciones..!!!

    Y que sean muchos más años llenos de alegría.

    Saludos

    ReplyDelete

Please leave a message after the beep

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Created by MyFitnessPal - Free Calorie Counter
Share |