Buy at KW Empanadas!

Wednesday, November 14, 2007

The longest trip (Part 2)

(Continued from here)

We dated briefly, and got married within a year and a half. We weren’t exactly wealthy, so we improvised a lot with our wedding; it came out perfectly. The food was all provided by Gaby’s store (she and her family owned a pasta shop) and the music, by our choir (we were very evil and chose very obscure pieces, instead of the traditional ones, so they all had to study!). Instead of a big reception, we had a very low key party at a tennis club (which we got through a friend, so we saved there too). The idea was to save as much money as possible for our honeymoon.

April 24th, 1992 - Our wedding day.
Yes, I remember our anniversary...

We considered very few options for our trip. I was very fond of Chile, as I had been there twice before. We also thought it would be nice to go to Brazil. It was the perfect time of the year to go to Brazil (late April), as there would not be a lot of tourists, but the weather is still perfect, so we decided to go there. We spent 10 great days in Buzios, and one and a half in Rio, visiting Gaby’s uncle and his family.

The wedding party, as simple as it looked, was a great success. The food was excellent, of course, and many still remember the ravioli we served at around 2 in the morning. We were at a pub, so there were a few tables and that was it. We did spared a room, in which all the senior members of our family could sit down and eat quietly. The rest of the people just danced and enjoyed the party, which ended at around 7:00 AM.

Our plane was leaving in the morning, so all we had time for was to go home, change our clothes and rush to the airport. We arrived in Rio at noon, and then had the most terrifying trip from Rio to Buzios. The driver was so bad, and we were so tired that we decided to sleep and leave everything to God’s will…

We arrived to the hotel, checked in… and passed out. We woke up and it was absolutely dark. Checked our watches, and it was 6:15. “Oh, my gosh”, we said, “We slept through our first day here!” But we weren’t too sure, so we had to go out and start to walk down the streets looking for signs of activity; we finally came to the conclusion that we had slept for three hours, not fifteen…

Our honeymoon in Brazil. Here, we're in Rio
No grey hair, no body fat... OK,
less body fat

Two years passed, and we were now expecting. Gaby was having a great pregnancy, so she was as busy as usual; I was working for an international bank, and although I liked what I was doing, I could not say the same about all of the people I worked with; having to travel to downtown Buenos Aires every day wasn’t exactly my favourite thing to do either, but the pay was good, and I kinda liked the people who had hired me… (Yes, they are the same people I talked about before).

After a two years hiatus, due to my wife’s workload, we decided to go back to my hometown for New Year’s Eve that summer (remember we were in the Southern Hemisphere). We didn’t have a car yet, so my father-in-law offered us his. I wasn’t sure at all; I was already taking Gaby away for a few days during the busiest time of the year for them. Now I was going to take the car as well? However, Gaby’s dad insisted, and away we went.

On December 28th, 1994, the longest trip in my life began.

(Continued)

(Continúa de aquí)

Estuvimos de novio poco tiempo, y nos casamos antes del año y medio. No éramos exactamente ricos, así que improvisamos un poco con respecto a nuestra boda; todo salió perfecto. La comida fue toda provista por el negocio de Gaby (que tenía una fábrica de pastas con su familia) y la música, por nuestro coro (fuimos bien malignos y elegimos obras oscuras en lugar de las tradicionales, así que tuvieron que estudiar!) En lugar de una gran recepción, tuvimos una fiesta de muy bajo perfil en un club de tenis (que conseguimos a través de un amigo, así que también ahorramos allí). La idea era ahorrar la mayor cantidad de dinero posible para nuestra luna de miel.

Consideramos muy pocas opciones para nuestro viaje. A mí me ‘tiraba’ mucho Chile, porque me había encantado en las dos veces que había viajado antes. También pensamos que sería lindo ir a Brasil. Era la época del año perfecta para ir (a fines de Abril), ya que no habría muchos turistas, pero el clima sigue siendo perfecto, así que decidimos ir allí. Pasamos diez hermosos días en Buzios, y un día y medio en Río, visitando al tío de Gaby y su familia.

La fiesta de casamiento, simple y todo que lució, fue muy exitosa. La comida era excelente, por supuesto, y muchos aún recuerdan los ravioles que servimos como a las 2 de la mañana. Estábamos en un pub, así que había unas pocas mesas y eso era todo. Teníamos una habitación aparte, eso sí, en la que las personas mayores pudieron sentarse y comer tranquilos. El resto de la gente bailó y disfrutó de la fiesta, que terminó a las 7:00 AM.

Nuestro avión salía a la mañana, así que solo tuvimos tiempo de ir a casa, cambiarnos y salir volando para el aeropuerto. Arribamos a Río al mediodía y después tuvimos el más aterrorizador viaje en auto de Río a Buzios. El conductor era tan malo, y nosotros estábamos tan cansados que decidimos dormirnos diciendo “Que sea lo que Dios quiera”

Llegamos al hotel, nos registramos… y nos ‘desmayamos’. Al despertarnos, estaba completamente oscuro. Miramos nuestros relojes, y eran las 6:15. “Qué desastre”, dijimos, “nos dormimos todo el día!” Pero no estábamos muy seguros, así que salimos a la calle y empezamos a caminar buscando signos de actividad; al final llegamos a la conclusión de que nos habíamos dormido por tres horas, no quince…

Dos años pasaron, y estábamos esperando nuestro primer hijo. Gaby estaba teniendo un embarazo fantástico, así que estaba tan ocupada como siempre; mientras tanto, yo trabajaba para un banco internacional, y a pesar de que me gustaba mi trabajo, no podría decir lo mismo de la gente con quien trabajaba; tener que viajar a pleno centro de Buenos Aires todos los días tampoco era algo que me encantara hacer, pero el sueldo era bueno, y me había caído bien la gente que me había contratado… (Sí, eran los mismos de los que ya he hablado).

Me and Gaby singing, Christmas Concert 1994
(Gaby goes 'aw', I go 'oo')

Luego de un intervalo de dos años, debido al trabajo de mi esposa, decidimos volver a mi ciudad natal para la víspera de Año Nuevo ese verano (recuerden que estábamos en el hemisferio sur). No teníamos auto aún, así que mi suegro nos ofreció el suyo. Yo no estaba seguro; ya estaba llevándome a Gaby por unos días en la época de más trabajo. Ahora encima me iba a llevar su auto? Pero mi suegro insistió, y así fue que salimos.

El 28 de Diciembre de 1994 comenzó el viaje más largo de mi vida.

(Continuará)

13 comments:

  1. Se les ve muy enamoraditos Eh?
    Ojalá que esa luna de miel haya sido espléndida.
    Con mi esposa, decidimos posponerla hasta que tuviesemos mas tiempo...¡Grave Error! Nunca nos pudimos dar ese gusto.
    Y a propósito, ¿Que parte de Chile has conocido?

    ReplyDelete
  2. Aún estamos enamoraditos... :-)

    La luna de miel fue fantástica, la disfrutamos muchísimo. Fue siempre la prioridad en la lista de gastos que teníamos para el casamiento.

    Con respecto a Chile, conozco Santiago, Viña, Valparaíso y Puerto Montt.

    Todas las ciudades me gustaron muchísimo, y la gente me pareció sencillamente fantástica (pero si me preguntan, lo negaré para mantener viva esa supuesta enemistad entre ARG-CHI). Mi lugar preferido, sin embargo, fue Puerto Montt, me quedé fascinado con el lugar. Todo esto, aunque parezca mentira, es parte del capítulo que voy a subir hoy...

    ReplyDelete
  3. I love, love, love the photos! You are so cute together! Thanks for sharing :)

    ReplyDelete
  4. Biddie, you're back! So good to read you here... I hope everything's OK.

    ReplyDelete
  5. You won't probably like tonight's photos, though :-)

    ReplyDelete
  6. esta entrega por capítulos (y además con fotos) me parece buenísima...

    ReplyDelete
  7. Gracias, Jacqueline. Evidentemente, me sirvió la práctica adquirida con mis posts sobre nuestro primer año en Canadá... los leíste?

    ReplyDelete
  8. Estamos todos prendidos con tu historia.
    Esta es "Gabriel y Familia, II temporada"
    No se porque dicen que hay enemistad entre Chi-Arg, si cada vez que he cruzado la cordillera me han recibido muy bien. Además tenemos muchas mas cosas en común que diferencias.
    Te queria decir que al lado de Puerto Montt está lo mejor de la decima región, que es la isla de Chiloé. Son paisajes de bosques, fiordos y sembradios. Exquisita comida y económica. Y, según mi humilde opinión, la ciudad mas linda de Chile, Castro.
    Supongo que te habrás comido un curanto en Angelmó.
    Saludos

    ReplyDelete
  9. Lo de la enemistad viene de gente tan cerrada de criterio que no es capaz de separar las decisiones del asesino de Pinochet con lo que es el pueblo chileno. Se acusa a Chile de haber apoyado a Inglaterra en la ridícula guerra de Malvinas, pero la realidad es que el que los apoyó decididamente fue el Pinocho. De los generales borrachos que nos mandaron a la guerra a nosotros nadie parece acordarse. La culpa la tienen los chilenos, y nosotros no perdimos la guerra, salimos segundos...

    Yo no sólo tengo el mejor de los recuerdos de Chile y los chilenos, sino que también tengo una chilena por comadre, ya que nuestra amiga Isabel es la madrina de nuestra hijita Florencia.

    Ah! Y el curanto que me comí en Pto. Montt no me lo olvido más! :-)

    ReplyDelete
  10. Ya es un poco tarde. Sucede que sigo trabajando.
    Como decía un amigo, en el Sur de Chile vas a pedir un vaso de agua y te invitan a cenar.
    Estaba reflexionando justamente de la guerra de Las Malvinas, donde murieron jóvenes inocentes. Por ahi supe que los fusiles no disparaban, para colmo en una guerra que no era de ellos.
    Pensaba que si no se hubiese detenido el conflicto Chi-Arg, talvez todavía habrían tiranteces entre nuestros pueblos. En ese tiempo yo tenía 18 años, asi es que posiblemente hubiese tenido que ir al matadero.
    Sucede que la guerra empieza, pero nunca acaba completamente. Lo veo con nuestros vecinos Peru y Bolivia. Van mas de 100 años y todavía hay fricciones. Perú dicutiendo por un pedazo mas de mar, y lo que es peor, Bolivia sin acceso al mar.
    Saludos para ti y tu familia. Mañana espero la 3ª parte de la saga.

    ReplyDelete
  11. lei la saga completa como si fuera una novela. Menos mal que la agarré ya escrita entera, me hubiera costado encontrarme con un continuará que no tenga link. Pero volví para atras y llegue hasta aqui para preguntar: esa foto es en Santa María de La Lucila?

    ReplyDelete
  12. La foto en la que aparecemos cantando? Sí, es Santa María en La Lucila. La del casamiento es en San Juan Bosco (San Isidro).

    ReplyDelete
  13. Ya me parecia. Ahí me case yo! El problema de contratar un coro es que es tan chiquita que entra el coro pero la novia no cabe :-)

    ReplyDelete

Please leave a message after the beep

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Created by MyFitnessPal - Free Calorie Counter
Share |