Buy at KW Empanadas!

Friday, May 27, 2011

Imbeciles

(En español más abajo)
 
CanadaI've been doing this soccer thing for a while so I know very well how it is sometimes. I'm talking about dealing with parents (and occasionally coaches) who just can't deal with the fact that the attention is focused on the kids and not on them, so they do whatever they can to get noticed too. Most of the times that means embarrassing themselves in front of their own children, to the point of getting ejected from a soccer game between, let's say, 8 year old girls.

But Carolina wasn't used to this, and last Tuesday she learned how stupid, immature and cruel parents can be. After a first game in which not only coaches and parents were very nice and supportive, but also the kids were incredibly funny, she got ready for her second gig of the evening.

I knew something was wrong the moment the game started. Three incredibly loud parents, who had come together (though two were cheering for one team and the other one for the other), were on the far side of the field, running back and forth, yelling at the players and questioning each one of Carolina's calls. One would even ask Caro why she had given a free kick or a drop ball... while the ball was still in play!

I casually walked in that direction and pretended to be there in some official capacity (my clothes certainly helped). Since two of these guys were standing 1 yard into the field, I asked them -in my best "I'm da man" tone- to take two steps back.

The guys looked at me in disbelief and one of them replied, sarcastically:

- Whatever you say, boss...

I quickly replied (my brother would say "always with the retort ready to go"):

- If I were your boss, I would have fired you long ago. But I'm the convenor (blatant lie!), so I can get you sent to the parking lot. Your move...

The trio of morons continue to yell, whine and complain about the referee, and I kept explaining to them why she had made every call (these guys knew zilch about soccer). Never once I mentioned the fact that she was my daughter, I was waiting for the right moment.

At halftime, Carolina went to talk to the coaches and told them that if they didn't stop bothering her she would stop the game and file a complaint. The coaches were very nice, and one of them even went to talk to the guys. Second half started and they seemed to be behaving, so I went to 'supervise' the other two games...

But Carolina had had enough, and it only took one more misdemeanour (the guys standing on the field again) for all hell to break loose. She stopped the game and confronted the guys. With her nose 30 cm away from theirs, Caro yelled:

- You either move back or I'm stopping the game RIGHT NOW!! I'm tired of you guys!!

They obeyed, of course. Who would have expected a 14 year old girl to go after three adults? From then on, and until the end of the match, Carolina was crying; in fact, she cried all the way back home. But not before I got involved again!

I went looking for the guys, who were trying to weasel their way out of the field and said to them:

- Don't leave just yet! Come and see the product of your work first! See? That 14 year old girl is in tears, and it's all because of you. Good job guys!!

One of them said that he didn't believe she was crying, to which I finally replied:

- Are you calling my daughter a liar, you scumbag??!!

I guess the combination of my size and my tone must have caused an effect on him, because he immediately went to apologize to Carolina. Big mistake.

My daughter -God bless her heart- not only didn't accept the apologies, but also yelled at him for a couple of minutes (carefully choosing her words because I was there) and she finished by asking him to act his age and stop embarrassing himself in front of his kid. Lovely.

As the guy was leaving, I said to him:

- How does it feel to be yelled at by a little girl... and deservedly?

But Caro had the knockout punch ready as well. As we were walking on the parking lot, she said (very loud):

- Daddy, you were right about two things: one, that I will meet a**holes wherever I go and two, that the least people know about something, the louder they get...

The three guys were walking right behind us. I wonder if she noticed... Winking smile

 
Argentina
Ya llevo unos cuantos años haciendo esto del fútbol así que ya sé cómo es a veces. Hablo de tener que lidiar con padres (y a veces coaches) que no se bancan el hecho de que sean sus hijos y no ellos en quienes la atención esté centrada, por lo que hacen lo posible para que se los note. La mayoría de las veces, esto implica pasar vergüenza en frente de sus hijos, al punto de terminar siendo echados de la cancha en un partido de fútbol entre, digamos, niñas de 8 años de edad.

Pero Carolina no estaba acostumbrada a esto, y el martes pasado aprendió cuán estúpidos, inmaduros y crueles pueden ser los padres. Luego de un primer partido en que no sólo los padres y los coaches fueron muy amables y comprensivos, sino que además los chicos fueron divertidísimos, mi hija se preparó para la segunda función de la tarde.

Supe que algo andaba mal ni bien empezó el partido. Había tres padres increíblemente gritones, que habían venido juntos (aunque dos hinchaban por un equipo y el otro por el rival), y que estaban del otro lado de la cancha, corriendo de un lado para el otro, gritándole a los ‘jugadores’ y cuestionando cada uno de los fallos de Carolina. Uno hasta le preguntaba a los gritos por qué había dado tiro libre o un pique… mientras la pelota estaba en juego!

Yo caminé casualmente en esa dirección y pretendí estar allí por algún asunto ‘oficial’ (mi ropa ayudaba). Como había dos de estos tipos parados 1 metro dentro de la cancha, les pedí –con mi mejor tono de “Acá mando yo”, que hicieran dos pasos hacia atrás.

Los tipos me miraron sin poder creer ‘mi atrevimiento’ y uno me respondió sarcásticamente:

- Como usted diga, jefe...

Yo respondí rápidamente (mi hermano diría “siempre con la respuesta a flor de labios”):

- Si yo fuera tu jefe, ya te habría despedido hace tiempo. Pero soy el coordinador (mentira!), así que lo que puedo hacer es echarte y mandarte al estacionamiento. Tu decisión…

El trío de idiotas continuó gritando, quejándose y reclamándole al referí, y yo continué explicándoles cada sanción (porque los tipos no sabían una pepa de fútbol). No mencioné en ningún momento que ese referí era mi hija, porque estaba esperando por el momento indicado.

En el entretiempo, Caro fue a hablar con los coaches y les dijo que si esta gente no la dejaba de molestar, pararía el partido y enviaría una queja. Los coaches fueron muy amables, y uno de ellos hasta fue a hablar con esta gentuza. La segunda mitad comenzó y los tipos parecían estar comportándose mejor, así que yo me fui a ‘supervisar’ los otros dos partidos que se estaban jugando.

Pero Carolina ya había tenido demasiado, y sólo bastó otro problema de conducta (los tipos parados dentro de la cancha otra vez), para que se desatara la tormenta. Paró el partido y se les fue al himo a los tipos. Con su nariz a 30 cm de la de ellos, Caro les gritó:

- O se van para atrás o paro el partido AHORA MISMO!!! Ya me tienen cansada!!

Obedecieron de inmediato, por supuesto. Quién se iba a esperar que una chica de 14 años le hiciera frente de esa manera a tres adultos? Desde ese momento, y hasta que terminó el partido, Carolina estuvo llorando; de hecho, lloró todo el camino de vuelta a casa. Pero no antes de que yo volviera a meterme en el asunto!

Fui a buscar a estos tipos, que estaban tratando de escurrirse de la cancha y los llamé:

- Esperen!! No se vayan todavía! Vengan a ver el producto de su trabajo! Ven? Esta chica de 14 años está llorando, y es todo gracias a ustedes. Buen trabajo!

Uno de ellos dijo que no  creía que estuviera llorando de verdad, por lo que finalmente repliqué:

- Estás diciendo que mi hija es una mentirosa, pedazo de imbécil??!! (Es posible que no haya usado esas palabras exactas)

Se ve que la combinación de mi tamaño y el tono de mi voz causó un efecto inmediato, porque el tipo salió derechito a disculparse con Carolina. Craso error, muchacho.

Mi hijita –Dios la bendiga– no sólo no aceptó las disculpas, sino que también le gritó de todo en la cara por un par de minutos (en Argentina diríamos, y perdonen la expresión, que ‘lo cagó bien cagado a pedos’), eligiendo con cuidado sus palabras porque yo estaba allí, y terminó exigiéndole que se hiciera cargo de la edad que tenía y que dejara de avergonzar a sus hijos de esa manera. Hermoso momento.

Mientras el tipo se iba, yo le pregunté:

- Qué se siente cuando una nena te grita en la cara… y te lo merecés?

Pero Caro también tenía el golpe de knockoout preparado. Mientras caminábamos rumpo al auto dijo (en voz bien alta):

- Papi, tenías razón en dos cosas: una, en que vamos a conocer imbéciles donde sea que vayamos, y dos en que cuanto más ignorantes algunos son, más fuerte tienen que gritar para poder llamar la atención.

Los tres tipejos estos venían caminando justo detrás de nosotros. Pero no creo que Carolina los haya visto…Winking smile

 
Technorati Tags: ,,

12 comments:

  1. Bravo por Carolina, es mi idola!
    Los imbeciles florecen como la mala hierba, y que de gracias que esta en Canada, donde mas o menos estan contenidos, porque en otros paises....

    ReplyDelete
  2. Que barbara carolina!! Que lastima que haya gente asi. Espero que los siguientes partidos sean mas amables para ella y la pase mejor...

    ReplyDelete
  3. Jackie, tu opinión sobre Carolina es 'biased', porque sabés que cumple años el 15 de Marzo... :-) Pero sí, hay que tener mucho carácter para hacer lo que hizo.

    Kuanyin, esta historia que escribí me hizo acordar de otro encuentro que tuvo Carolina con bullies y que también merece ser escrita. Ya vendrá. Con respecto a los siguientes partidos, el miércoles la pasó genial, se divirtió mucho. Y anoche todo anduvo sin problemas, salvo por la confusión que causaron los uniformes: se enfrentaron el equipo amarillo contra el equipo oro! :-)

    ReplyDelete
  4. Empecemos por el principio.
    Si Carolina es arbitro, por definicion es bombera, asi que...

    Ahora que ya puse mi comentario critico correspondiente solo me queda por decir: Bravo por Carolina!
    Ojala no se achique y siga dirigiendo.
    El referato es una carrera muy jorobada, y estupidos de este calibre va a encontrar a mares.
    En parte lo que puse al principio es un axioma generalizado: la culpa siempre la tiene el referi, o la pelota que no dobla, o la cancha pesada, o la organizacion... o sea, nadie asume sus propias culpas ni errores, entonces se le cae encima a quien esta para eso: el referi.
    Por eso, bravo Carolina!
    Oidos sordos y que tenga en cuenta que un idiota de esos no merece ni siquiera un atisbo de lagrima suya.

    ReplyDelete
  5. Que bien Caro, y que idiotas rematados los tipos. No podés.
    Yo he visto cosas así cuando mi hno más chico jugaba al fútbol y se llenaba de padres que le gritaban al técnico, a los nenes (7 años ponele), al árbitro, a otros padres. Una vergüenza. Y peor las madres! A los insultos.
    De hecho dejé de ir a ver por ese motivo, me ponía muy nerviosa.

    Es así, hay idiotas en todos lados. Y que bueno que Caro sepa defenderse, más allá del llanto.

    ReplyDelete
  6. Qué pena que me olvidé de aclarar dos cosas:

    * Una, el partido que dirigió Carolina era entre chicos (varones) de 7 y 8 años de edad. Quién sabe cuántos de ellos estaban ahí sólo por la presión de los hinchapelotas de los padres.

    * Dos, Carolina hizo la protesta correspondiente y hasta individualizó a dos de los padres gracias a que recordó el número de la camiseta de los hijos (yo ni me había fijado).

    Qué bueno es saber que tu hija de 14 años tiene más huevos que la mayoría de los adultos que conozco! Algo tengo que estar haciendo bien, aunque sea sin querer...

    ReplyDelete
  7. Good for her, fighting back like that!

    What a bunch of idiot... unbelievable. Kids are sometimes more mature than their parents. What a bad example they give!

    ReplyDelete
  8. Bravo por Carolina!! Mirá que personalidad la niña.
    Más allá de eso me adhiero a la definición de Mike.

    ReplyDelete
  9. Muy bien Carolina!!! y Felicidades por la forma tan inteligente que manejo las cosas y puso en su lugar a esos patanes.

    ReplyDelete
  10. Me quedé sin palabras, será que yas las dijo todas ella? Impresionante la señorita!

    ReplyDelete
  11. Bravo por mi sobrina!!! Y la re=)/&&$%·$"·%%&/(()/()/(?, referí bombera! (digo... por si alguna vez le toca dirigir por aca...)

    ReplyDelete
  12. Bien ahí Carolina dándose su lugar y hablandoles a esos idiotas como se debe, lo mismo para ti que me imagino cuanto te habrá costado controlarte para no darle dos buenos golpes a esos anormales.

    Un abrazo y sigan adelante :)

    Harold Torres

    ReplyDelete

Please leave a message after the beep

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Created by MyFitnessPal - Free Calorie Counter
Share |