Buy at KW Empanadas!

Wednesday, February 11, 2009

Don’t mess with my coins

Canada
I have been an amateur numismatic since I was a young kid. Of course this is just a fancy way to say that I’m a coin collector (though I also collect bills). I believe I got started around 1978, when I first moved to Buenos Aires. I remember that I would walk around gloomy, not exactly recommended areas in downtown BA, absolutely oblivious to what was going on (those were difficult times, and I was only 12); with the little money I had, I would buy currency from countries like Bulgaria, Cambodia or Vietnam.
 
 
At that time I also collected stamps, but I ended giving them all away (to a friend from school), and I continue only with my coins and bills. By the time I was 20 or so, I organized all my bills and put them in a binder (a common one, as I didn’t have money to afford one with special plastic sheets for my money). I don’t remember what I did with the coins, but I am assuming I lost them all. Even more, I never touched my bills again until a couple of years ago, when my brothers –who had kept them– sent me the binder through my mother-in-law.
 
If you have a similar hobby you will understand me: I got hooked again almost immediately. Not only I finally got to buy the special plastic sheets, but I also began looking for coins again, with great success. My niece Sileny, for example, gave me a $2 bill and her sister Tathy a $0.50 coin (both rare items here in Canada). My friends Carlos and Rafael, among others, gave me lots of coins from Argentina, China and other countries they had been to. Other friends and coworkers have also contributed to the cause, and that’s why I have a more than respectable collection of coins and bills today even if it is, as I said, just for fun. I have no doubts that I must have some items that are worth some good money, but I have no idea, nor I’m planning to make any money out of them.
 
 
My kids know very well that I share pretty much everything with them, but there are two things that are off-limits: my box of “Rasti” vintage building blocks and my coins.
 
There are a couple of items I am interested, like for example Canadian pennies (I have for every year between 1952 and 2008) and especially the collection of quarters that represent all 50 states of the United States.
 
They are part of a program that run between 1999 and 2008 and consisted on issuing a new coin every quintile (meaning 1/5 of a year, or 73 days); these coins are dedicated to the states in the order they joined the Confederation, from Delaware to Hawaii. I remember I found out about this when I arrived to North America in 2000, and I started to collect the coins immediately. A few weeks later, I bought a big US Map that has the holes so you can put all 50 quarters in there. With lots of patience, I would check every change I got and I would offer exchange for every coin I saw and thought I didn’t have. Crazy as I am, I actually built two sets of quarters: one for the map and one for my binder. As you can see, after all these years, I’m only two coins short of finishing: I’m only missing Washington and Hawaii. I’m almost done!
 
Picture_ 016
Impressive, isn’t it?Impresionante, no? 
Or so I thought…
 
I went to Wikipedia the other day, just to see how the Hawaiian coin looked like. And I found this:
 
…Although the statehood program was, by legislation, originally intended to include only the 50 states, legislation was signed into law in late 2007 to include the remaining jurisdictions of the nation. A bill had been introduced five times in the United States Congress to extend the program an additional year to include the District of Columbia, the Commonwealths of Puerto Rico, the Northern Mariana Islands, the U.S. territories of Guam, the U.S. Virgin Islands and American Samoa.
 
image image
 
What???? They shoved me six more coins!!! What’s coming next, Iraq? Venezuela? Cuba? How can this be? What do I do now with that big map that only has room for 50 coins?
 
No. I tried already. And it hurts… :-(
 
 
ArgentinaMe he dedicado –como aficionado– a la numismática desde que era muy chiquito. Digo que soy ‘numismático’ para darme importancia, porque lo que significa es que colecciono monedas de otros países (y billetes también, en mi caso). Calculo que comencé con este hobby allá por 1978, en mi primer año en Buenos Aires. Recuerdo que durante esos años merodeaba galerías de dudoso ambiente en las inmediaciones de las calles Lavalle y Maipú en el microcentro, completamente ajeno a lo que sucedía a mi alrededor (eran años difíciles y yo sólo tenía 12 años); con los poquitos pesos que tenía, compraba billetes de paises como Bulgaria, Camboya o Vietnam.
 
 
En esa época también coleccionaba estampillas (sellos), pero al poco tiempo se los regalé todos a un compañero de la escuela y seguí sólo con las monedas y billetes. Cuando ya tenía unos 20 años, clasifiqué todos los billetes y los puse en una carpetita común y silvestre (no me daba ‘el cuero’ para una carpeta con hojas especiales para billetes). No recuerdo qué hice con las monedas, pero mi intuición es que las perdí todas. Es más, no volví a tocar esa carpeta hasta hace un par de años, cuando mis hermanos –que la habían conservado– me la enviaron a través de mi suegra.
 
Los que tienen algún hobby similar me entenderán: fue un volver a vivir. No sólo me ocupé de comprarme –por fin!– las hojas especiales, sino que recomencé mi búsqueda de monedas, con gran suceso. Mi sobrina Sileny, por ejemplo, me regaló un billete de $2 (canadienses) y su hermana Tathy me dio la moneda de $0.50 (ambas cosas son una rareza por aquí). Mis amigos Carlos y Rafael me ‘llenaron’ de monedas de Argentina, China y otros países que han visitado. Otros amigos y compañeros de trabajo han también contribuido a la causa, y es por eso que hoy tengo una más que respetable colección de monedas y billetes aunque todo sea, como dije, sólo por diversión. No tengo dudas de que debo tener por ahí algún item que debe valer buen dinero, pero no tengo ni idea, y no me interesa averiguar para desprenderme de ellos.
 
 
Mis hijos saben que yo no tengo problemas en que usen mis cosas, pero hay dos items con los que no se negocia: mi caja de “Rasti” (unos bloques para armar muy viejitos) y mis monedas.
 
Estoy interesado en algunos artículos en particular, como por ejemplo monedas de 1 centavo canadienses (pennies) y especialmente la coleccion de monedas de $0.25 (quarters) que representan a los cincuenta estados de EEUU.
 
Este programa corrió de 1999 a 2008 y consistió en emitir una moneda nueva cada quintimestre (cada 73 días), dedicada en orden cronológico a cada uno de los 50 estados que conforman los Estados Unidos, desde Delaware hasta Hawaii. Recuerdo que yo reparé en este programa cuando llegué a Norteamérica en 2000, y enseguida comencé a coleccionar las monedas. Al poco tiempo, compré un mapa de USA en el que puedo encastrar las monedas y así tenerlas todas juntas. Pacientemente, revisé cada vuelto que me dieron, y ofrecí canjes por cada moneda que ví por allí y que pensé que me faltaba. Loco como soy, me he armado dos juegos de 50 monedas: uno para el mapa y el otro para mi carpeta. Como pueden ver en la foto que sigue, después de tantos años de trabajo, hoy sólo me faltan dos monedas, la de Washington y la de Hawaii. Ya casi termino!
 
Picture_ 017
Ahí tengo los dos huecos, Washington y HawaiiThose are my two holes in the map, Washington and Hawaii
 
O eso pensé yo…
 
El otro día se me dió por meterme en Wikipedia para ver cómo lucía la moneda de Hawaii, de puro curioso. Y me topé con esto:
 

…A pesar de que el programa era, por legislación, originalmente pensado para incluir solamente a los 50 estados, una nueva ley fue promulgada a fines de 2007 para incluir el resto de las jurisdicciones del país. Cinco proyectos de ley han sido submitidos al Congreso para extender el programa por un año más y así incluir al Distrito de Columbia y los estados de Puerto Rico, Islas Marianas del Norte, los territorios de Guam, Islas Vírgenes y Samoa Americano.

 
image image
 
Cómo???? Me encajaron seis monedas más!!! Qué viene después, Iraq? Venezuela? Cuba? Será posible? Y ahora qué hago con el mapita que sólo tiene lugar para 50?
 
No. Ya probé. Y duele mucho… :-(
 

12 comments:

  1. Desde que recuerdo siempre he coleccionado sellos. Hace años que mi colección se estancó, pero ahí la tengo guardada... tal vez mi hijo la quiera cuando sea algo más grande.De momento coleccionamos las postales que los animos nos mandan desde otros países... una colección recién iniciada con la que mamá y peque nos divertimos mucho.Saludos.

    ReplyDelete
  2. Impresionante coleccion.Yo tenia una similar pero en estampillas (sellos), toda ordenadita, por paises, como corresponde, en carpetas especiales. Hasta tenia estampillas que eran tridimensionales, o algo asi... una barbaridad...Luego me fui de Pehuajo y las deje... desaparecieron. Ni idea donde fueron a parar. Una lastima.Tengo algunas monedas pues quise comentzar a coleccionar, pero ya no tenia gracia.Algun centavo canadiense debo tener, con toda seguridad tengo una, pero esa es un obsequio especial y no la entrego.

    ReplyDelete
  3. Que coleccion tan bonita!!Toda una herencia para los hijos!

    ReplyDelete
  4. Noooo, tu tambien!!! Yo colecciono monedas desde que puedo recordar!! Solo ahora di con la coleccion de USA, cuando fui mi cuñado me dio un montón, pero todavia me faltan bastantes, aunque no tengo el mapa tan bonito sino solo mi carpeta. Internet es impresionante, tenia una moneda que vino a mi por pura suerte y no tenia ni idea de donde era, pero viendo la escritura, asumiendo cosas y tal, llegué a dar con el país, y después mi hermana me trajo de ese mismo país cuando fue a visitarlo. Atocigo a todo el mundo para que me traigan monedas :PSolo en Inglaterra no pude traer los billetes porque son un poco costosos! Ojala algún dia podamos encontrarnos y asi poder las colecciones mutuas!

    ReplyDelete
  5. Que coleccion tan espectacular!!!!!Es un gusto conocerlo, yo tambien colecciono monedas desde que estaba en el colegio, aunque la verdad su colección es impresionante, yo la verdad he armado la mia por familiares que se acordaban de mi y me traian una que otra moneda, jejeje.Las tengo en una cajita, me gustaria poder comprar ese album para que se vean asi de lindas.Bueno me despido y de nuevo muchas felicitaciones por esa linda coleccion!

    ReplyDelete
  6. Great collection, Gabriel! While I've never actively collected coins, I do find them interesting. I have a few from my travels in Europe and random ones that I've acquired. I wish I had known that you are a collector, because my grandfather had a pretty extensive coin collection with many duplicates. I would have been happy to give you a few.Have fun building your collection!

    ReplyDelete
  7. Y el menemtrucho no lo tenes? ese que dice "un valor...que estabilizo el pais"Pd. menos mal que no coleccionas bates de beisbol o algo asi...y que te hayan sobrado tambien...

    ReplyDelete
  8. No, no tengo ni el Menemtrucho ni los patacones (busqué y busqué pero no pude conseguir).La ventaja de coleccionar monedas es que casi no ocupan espacio, en eso tenes razón. Mi otra colección me ocupa mucho lugar en la casa y Gaby está empezando a enojarse (colecciono cámaras frigoríficas).

    ReplyDelete
  9. Yo colecciono billetes americanos, especificamente de 100 dolares. Si alguien gusta mandarme algunos, les paso mi direccion. Gracias :P

    ReplyDelete
  10. Yo tengo patacon!Guarde uno especialmente porque nadie me lo iba a creer en algunos años...

    ReplyDelete
  11. I had a bunch of coins and bills that I sent to my American nephew. He is (?) an avid collector, as well. You and Patrick would get along great. I, on the other hand, collect husbands, according to my brother :)

    ReplyDelete
  12. se olvidaron de los lecop...

    ReplyDelete

Please leave a message after the beep

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Created by MyFitnessPal - Free Calorie Counter
Share |