Buy at KW Empanadas!

Wednesday, April 23, 2008

Birth stories #3 - Juan (2 of 2)

birthstories
(This is the third story -and probably the most interesting one- of the four I'm writing for the "Birth Story Carnival" that Lotus held at her "Sarcastic Mom" blog. This event took place on March 24th, but I decided to become a late participant and send my stories anyway. For more birth stories, click here).
The days after we found out that Gaby was pregnant were filled with fun. I went back to work and it didn't take a lot of time until everybody found out that Gaby 'had gotten pregnant' while I was away. :-)

This is a very Argentine thing: you take a small event and start to add fake details to it, but good enough that they look real; in no time, you will have a way bigger -and more interesting, if you like- story. Suddenly, I hadn't been gone for five weeks, but for three months, and when I came back home, found out that Gaby was two months pregnant. A few days later, we found the 'real father': a co-worker of mine, who had stopped by my place while I was away to pick up some CDs or something like that. This guy was much younger than me, and fairly shy, but still played along ("How are you wife and my baby doing?"). Finally, it was revealed that I was indeed the father, and the baby was the product of a very realistic session of 'phone sex'. :-D

All of these were jokes, though, and the truth was that Gaby was pregnant way before I left, but didn't find out until a few days later.

Once again, we made our bets: Gaby said it was a girl, and I said it was a boy. Since everything had gone OK with Santi and Caro, we decided not to have any amniocentesis studies and relied on the ultrasounds. We had one done and the technician told us she thought it was a girl (and showed us why she thought that!). I was a little skeptical, because it's much easier to make mistakes that way than when they tell you it's a boy, but when we had a second ultrasound done and the technician (same one) told us again that it was a girl, I believed her. Turned out that what she thought it was the baby's vagina was Juan's butt! :-)

We gave the baby a name that Gaby thought -Guadalupe- and she soon became part of our lives. Santi and Caro would kiss Gaby's belly every night and say: "Good night, Guada".

Gaby was going to have this baby by C-section again, because it had only been 18 months since Carolina had been born. As the due date (November 20th, 1998) approached, we started to get prepared: a few days before the surgery, we went to a baby clothes store and bought a lot of onesies and other little things in the pink colours. At the same time, we gave away most of our light blues, reds and greens...

The C-section was successful, but the surgeon gave Gaby a strange look when she referred to the baby as 'my daughter'. He went out to the recovery room, when he met a stupefied father (me), and then came back to give this message to my wife:

"I just went to see the baby and found your husband there. He wanted me to tell you that even though you both thought it was a girl, you missed by this much..."
('This much' being pretty much the size... OK, you get it).

We were in shock. We weren't prepared for a boy! I phoned my mother in law and informed her, very calmly: "Everything went perfect. Gaby and the baby are doing great. You can come over now; however, if you would like to make a stop somewhere and buy something in the blue colours, you're more than welcome...."
She didn't believe me, of course, and was only convinced when she came over and say the baby. Even my poor father in law, who was very ill already (and passed away a few months later), made a big effort and came along, so he could spend the rest of the day laughing at me... "These things only happen to you, Almada", he would repeat, amused.

Once we recovered from the shock, there were two very important things to deal with: the first one was the name! The nurses were putting some pressure, and posted a piece of paper that read "No name", which was swiftly replaced by another one reading "Guadalupo". Me and Gaby went through the list of names we had made when she was pregnant with Santi and we didn't use: we had José, Agustín, Francisco, Joaquín, Juan, Pedro and others. We picked Francisco first, and then agreed on Juan Francisco.

The second thing we had to deal with was that inexplicable sense of loss. Sure, our baby was beautiful and healthy, but... where was our daughter? Santi was the one who took it the hardest; with his 3.5 years, he kept asking where her sister Guada was. My brother Martín took him for a walk and explained the benefits of having a younger brother to him: he would be able to teach him everything! Soccer, math, basketball, everything. Santi came back very excited and said: "Actually, it's great that I have a baby brother, Pa. Now I will be able to teach him to play volley, soccer, basketball, rugby..." He wanted an Olympic brother!

Juan sure left a mark on his first day on Earth. Years later, the nurses would still remember the whole "Guadalupo" affair. He continues to make sure that his presence is not ignored, whether he does it by throwing a tantrum, having an amazing ability to get into trouble almost always, or being able to do the most wonderful, heart melting things for me and his mom.

Every family tend to 'label' their kids, either consciously or not. We're not the exception: Santi is "the sports star", Caro is "the one in Cloud #9" and Flor is "the little princess" or "perfect girl". Juan is, without a doubt, "the cute one". The little bear with a giant heart, that has the ability to make me lose my straight face when I'm actually mad at him, with those giant, beautiful 'sad cow' eyes he has.

Paraphrasing something that I read on a book about the Argentine boxer Oscar "Ringo" Bonavena, if Juan ever got shot, he'll die no matter where he's hit.

Because he's pure heart.



Los días que pasaron después de que Gaby me dijo que esperaba un bebé fueron muy divertidos. Volví al trabajo y no pasó mucho tiempo hasta que todo el mundo 'supo' que Gaby había quedado embarazada mientras yo estaba de viaje. :-)

Esto es algo típicamente argentino: se toma un evento pequeño, algo mínimo, y se lo llena de detalles falsos, pero lo suficientemente creíbles; en poco tiempo, uno tiene una historia muchísimo más grande, y también mucho mas interesante, si se quiere! De golpe, yo no me había ausentado por cinco semanas, sino que por tres meses, y al volver a casa, me había enterado de que Gaby tenía dos meses de embarazo. Unos pocos días más tarde, encontramos al 'verdadero padre': un compañero de trabajo, que había pasado por casa en mi ausencia para buscar unos CDs o algo así. El era mucho más joven que yo, y un poco tímido, pero así y todo se 'prendió' en la historia ("Cómo están tu señora y mi hijo?"). Finalmente, se reveló que yo era en realidad el padre, y que el bebé era el producto de una muy realista sesión de 'cybersexo'. :-D

Por supuesto, esto era todo un juego, y la verdad era que Gaby había quedado embarazada mucho antes de que yo me fuera, pero se había enterado sólo unos pocos días después de mi partida.

Una vez más, fue el momento de apostar: Gaby dijo que iba a ser una nena, y yo que íbamos a tener un varón. Como todo había salido bien con Santi y Caro, esta vez decidimos no hacer el estudio de amniocentesis y confiar en los ultrasonidos. Gaby se hizo una ecografía y la técnica nos dijo que pensaba que era una niña (y nos mostró por qué pensaba eso!) Yo estaba un poquito escéptico, porque sabía que es mucho más fácil equivocarse cuando se piensa que es una nena que cuando es un varón, pero cuando tuvimos otro ultrasonido y la misma ecógrafa nos volvió a decir que era una nena, ya le creí. Después resultó que lo que ella había pensado que era la vagina de la beba era en realidad la cola de Juan! :-)

Elegimos para la nena un nombre que Gaby había pensado -Guadalupe- y así pronto pasó a ser parte de nuestras vidas. Santi y Caro le daban un beso a Gaby en su panza todas las noches y decían: "Buenas noches, Guada".

Gaby iba a tener este bebé por cesárea otra vez, porque sólo había pasado 18 meses del nacimiento de Carolina. A medida que la fecha de la cirugía (20 de Noviembre de 1998) se acercaba, nos comenzamos a preparar: un par de días antes del nacimiento fuimos a un negocio de venta de ropa de bebés y compramos un montón de porta-pañales y otras pequeñas prendas de vestir, todas en la gama de los rosas. Al mismo tiempo, nos desprendimos de las ropas de color celeste, azul, rojo o verde...

La cesárea fue exitosa, pero el cirujano la miró a Gaby con una cara muy rara cuando ella se refirió al bebé como 'mi hija'. Salió y fue hasta la sala de recuperación, donde se encontró con un padre estupefacto (yo), y luego volvó al lado de mi esposa para darle mi mensaje:

"Acabo de ver al bebé, y me encontré con su marido. Me mandó a decirle que si bien habíamos pensado que teníamos una nean, habíamos errado por un poquito así..."
('Un poquito así' era más o menos el tamañ... OK, ya se dieron cuenta).

Estábamos shockeados. No estábamos preparados para un niño! Yo llamé a mi suegra y le dije, muy casualmente: "Salió todo perfecto. Gaby y el bebé están muy bien. Ya puede venir, si quiere; eso sí, si camino al hospital se le da por parar por ahí y comprar algo en el tono de los celestes, ningún problema, eh!"
Por supuesto, no me creyó, y no fue hasta que llegó y vio al bebé que se convenció. Incluso mi pobre suegro, que ya estaba muy mal de salud (y falleció sólo unos meses más tarde) hizo el esfuerzo de levantarse y venir con ella, así se podía reír de mí por el resto del día... "Estas cosas solamente te pasan a vos, Almada...", repetía divertido.

Una vez recuperados del shock, había dos cosas muy importantes con las que teníamos que lidiar. Una de ellas era que no teníamos un nombre para el bebé! Las enfermeras pusieron un poco de presión, y colgaron un papelito en la puerta de la habitación que decía "Sin nombre", el que rápidamente fue cambiado por otro que decía "Guadalupo". Gaby y yo repasamos la lista de nombres que habíamos confeccionado para cuando ella esperaba a Santi y revisamos los nombres que no habíamos usado: José, Agustín, Francisco, Joaquín, Juan, Pedro y otros. Elegimos Francisco al principio, y luego acordamos en llamar al bebé Juan Francisco.

La otra cosa con la que lidiar era esa inexplicable sensación de pérdida. Seguro, teníamos un bebé hermoso y muy sano... pero dónde estaba nuestra hija? Santi fue el más afectado por la situación; con sólo tres años y medio, preguntaba a cada rato dónde estaba su hermana Guada. Mi hermano Martín se lo llevó a caminar y le explicó los beneficios de tener un hermano menor: le iba a poder enseñar a hacer de todo! Futbol, las cuentas, basketball, lo que fuera. Santi volvió muy contento y me dijo: "Sabés, Pa? Está buenísimo que tengo un hermanito, porque ahora le voy a poder enseñar a jugar al futbol y al volley, y al basketball, y al rugby..." Lo quería olímpico al hermano!

Juan dejó una marca imborrable en su primer día en este mundo. Años más tarde, las enfermeras aún recordaban a "Guadalupo". El se ocupa de continuar asegurándose de que su presencia no pase desapercibida, ya sea haciendo caprichos todo el tiempo, o con esa asombrosa habilidad que tiene para meterse en problemas todo el tiempo, o cuando hace las cosas mas maravillosas por su madre y yo, que nos derriten el corazón de amor.

Muchas familias suelen ponerles una 'etiqueta' a sus chicos, ya sea concientemente o no. Nosotros no somos la excepción: Santi es 'la estrella del deporte', Carolina es 'la que tiene la cabeza en las nubes' y Florencia es 'la princesita' o 'la nena perfecta'. Juan es, sin ninguna dudas, 'el más bonito'. Un pequeño oso con un corazón enorme, que tiene la habilidad de ser el único que me desarma y me hace tentar de la risa cuando más enojado estoy con él, con esos enormes ojos de 'vaca triste' que tiene.

Citando algo que leí en un libro sobre al boxeador argentino Oscar "Ringo" Bonavena: si alguna vez le pegan un tiro a mi hijo, lo matan no importa dónde le peguen.

Porque es puro corazón.

Technorati Tags: ,,

6 comments:

  1. Excelente post.
    Muy bueno, la historia es muy divertida.
    Y no me cabe duda que Juan es muy especial, con solo recordar lo que me contaste cuando le dijiste lo del webkinz de Valentina.
    Espero el de Florencia.

    ReplyDelete
  2. Conclusión: la tecnología es muy buena pero puede alterar lo que realmente se ve, como le pasó a la doctora de la ecografía. Una pantalla no puede remplazar del todo la verdadera percepción de las cosas como son en lo "real" Algo de eso estoy estudiando en este momento...

    ReplyDelete
  3. Mike, tal cual. Juan es un chico muy sensible. El problema es cuando pone su sensibilidad en el lugar incorrecto.

    Ale, tal vez ahora sea más fácil con las ecografías en 3D. Yo sigo viendo ese video que nos dieron de Juan, y sigo sin cazar un fulbo...

    ReplyDelete
  4. Sigo con lo de Juan. El a veces se frustra mucho y reacciona algo violentamente. Por ejemplo, el quisiera poder hacer todo lo que hace su hermano mayor. Pero es tres años y medio más chico, y tiene un cuerpo distinto y habilidades diferentes. Cuando las cosas no le salen, se pone mal. Por eso es que ahora está haciendo cosas que su hermano no hace, como el karate y la música; y es excepcionalmente bueno en ambas!

    Cuando está tranquilo y su autoestima está bien, Juan es el chico más cariñoso y bueno que te puedas encontrar. Un oso bueno.

    ReplyDelete
  5. Che, por que eso de los ojos de vaca trizte? ;). Besos a Juan.

    ReplyDelete
  6. punto para los Almada, siguen ganandose mi corazon...
    Beso.
    Gladys

    ReplyDelete

Please leave a message after the beep

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Created by MyFitnessPal - Free Calorie Counter
Share |