Buy at KW Empanadas!

Monday, July 18, 2011

Baby, you can drive my car

(En español más abajo)
 
CanadaSanti got his driver's license back in May, but he hasn't had the chance to practice much since. To be honest, he's not too interested in driving either; he still gets too nervous when he's behind the wheel.

But things were different last week. He was at a game at RIM Park (about 5 km from home) along with his friend Justin; we were talking about driving when Justin's mom mentioned that he had been driving all the way from his place (and they live in a small city some 60 km to the NW). That's when Santi suddenly expressed his strong desire to drive that evening. There was absolutely no jealousy here. :-)

To his big surprise, I said: "Sure, here are the keys, drive home. I'm tired, anyway". Now he would have to walk the walk. We went to the parking lot, and he pulled out VERY slowly (though making some time to yell at Justin so he would see him at the wheel). The first big test would be to take the side road and turn left on the normally busy University Ave. He passed.

He took University, and all I did was to remind him not to go past 60 km/h, as police was everywhere. Sure enough, we have a patrol car a couple blocks down the road, just as Santi was making the left turn to take Woolwich St. He was so careful that he made a full stop before he turned, though there was absolutely no need!

Once we made it to the 'low traffic' portion of the way back, we both felt relieved. But Santi was still very tense, you could see that in his body language. He looked like a mannequin! I made sure I didn't say or do anything that would make him (more) nervous. But you know me, I would find my time...

We finally got home, and Santi actually did a great job putting the car in the driveway. He got off, picked up his backpack from the trunk and... That's when he found me kneeling, kissing the ground while I was 'crying'.

I can be such a rat sometimes.


Source: Minnesota Country Mouse Folk Blog

 
 
ArgentinaSanti obtuvo su registro de conductor en Mayo, pero no ha podido practicar mucho desde entonces. Para ser honesto, tampoco es que está interesadísimo en hacerlo; aún se pone muy nervioso cuando está detrás del volante.

Pero las cosas cambiaron la semana pasada. Estábamos en RIM Park (a unos 5 km de casa) para un partido, junto con su amigo Justin; por algún motivo nos pusimos a hablar del tema y allí fue que la madre de Justin contó que él había manejado desde su casa hasta la cancha (ellos viven en una ciudad a unos 60 km para el NO). Allí fue cuando a Santi de golpe le agarraron unas ganas locas de manejar esa tardecita. De ninguna manera fue un problema de celos. :-)

Para su enorme sorpresa, le dije: "Seguro, acá están las llaves. Me viene bien, yo estoy cansado". Ahora tenía que sustentar sus palabras con acciones. Fuimos al estacionamiento, y el salió hacia atrás MUY despacio (pero igual haciéndose tiempo para gritarle a Justin así lo veía). El primer test grande sería tomar la calle lateral y doblar a la izquierda en la normalmente transitada University Ave. Aprobó.

Tomó University y todo lo que yo hice fue recordarle que no se pasara de los 60 km/h, porque había policías por todos lados. Y allí estaban, encontramos un patrullero a un par de cuadras, justo cuando Santi iba a doblar a la izquierda para tomar Woolwich St. El tipo fue tan cuidadoso que paró a cero antes de doblar, a pesar de que no había ninguna necesidad!

Una vez que nos metimos en la parte de 'tráfico bajo' del camino de vuelta, ambos respiramos aliviados. Santi, sin embargo, seguía muy tenso, se le notaba claramente en su lenguaje corporal. Parecía un maniquí! Me aseguré de no decir o hacer nada que lo pusiera (aún más) nervioso. Pero ustedes me conocen, sólo estaba buscando el momento indicado...

Finalmente llegamos a casa, y Santi embocó realmente muy bien la entrada del garage. Salió del auto, sacó sus cosas del baúl, dió la vuelta y... ahí fue donde me encontró de rodillas, besando el piso mientras 'lloraba'.

A veces soy una rata miserable.

 
Technorati Tags: ,

7 comments:

  1. Jajajajajaja que cruel eres!! Pero entindo a Santi al 100% Yo por fin saqué la licencia pero no me atrevo a manejar! a ver si me atrevo como Santi!

    ReplyDelete
  2. Que tipo jodido que sos. Seguramente en algún lado debe haber un comentario de Santi diciendo que tuvo que llamar una grúa para que te ayudara a pararte.

    ReplyDelete
  3. Ah, bueno, JorMig. Y yo soy el tipo jodido? Mirá lo mal que me tratás! :-)

    Andre, hay que animarse y salir. Es la única manera. Cuando yo tuve mi accidente de auto, y después de pasar exactamente cinco meses en cama, lo primero que hice una vez que se me autorizó fue subirme a un auto y manejar (me autorizaron a hacerlo incluso una semana antes de que pudiera caminar). Fue la única forma de vencer mis miedos...

    ReplyDelete
  4. jajaja, buenisimooo, qué tipo jodido eh, siempre con la broma en la punta de la lengua :)

    ReplyDelete
  5. Well, from what you describe, he still drives better than most Argentineans :-D

    ReplyDelete
  6. LOL! I am so glad that Dakota still doesn't have a driver's license, there was no need with us living overseas. I know eventually he will get one but right now it is one less thing I worry about.

    ReplyDelete
  7. La primera vez que, conmigo al lado, Paz salió a practicar (antes de tener registro pero habiendo hecho ya el curso), a exactas 2 cuadras de casa, al doblar para cruzar la vía, dobló demasiado, se asustó, aceleró y se llevó puesto un poste que durante unos 20 años había estado ahí quietito. Lo mas increible del asunto fue que se bajó del auto maldiciendome a mi, como si fuera mi culpa. No voy a decirte cuanto costó el arreglo. Pero traducido en pares de botas, me dieron ganas de ponerme a llorar.

    ReplyDelete

Please leave a message after the beep

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Created by MyFitnessPal - Free Calorie Counter
Share |