Buy at KW Empanadas!

Wednesday, January 27, 2010

Pucho

(En español más abajo)
 
CanadaI believe his name was Jose or Jorge, but everybody knew him as Pucho. This, in Argentine slang, would be ‘cigarette butt’, but has nothing to do with the actual nickname. It’s one of those nicknames that work for every name, like Skip or Butch . I met him when he joined my choir back in Buenos Aires. Singing in this choir was actually a job; it was conducted by my friend, the brilliant Roberto Luvini;  I was the bass section lead, and had my brother Martin (aka) Fafa and this blog's current top commentator JorMig as fellow choristers.

Pucho was on his late fifties, probably early sixties. He was a very kind and upbeat person, but at the same time quite an enigma, as everything about him was a little mysterious. He would show up late to almost every rehearsal, and even fall asleep halfway through it. He could sing, but his voice didn't blend that well with the rest, so you could always tell what exactly he was singing... to his disgrace.

One of the funniest occasions in which his very different voice 'colour' was noticeable was when we were singing a complicated version of 'La cucaracha' (I'm not kidding!). He would do a very funny glissando in the third line of the slow verse, which would end sounding something like this:

"Ya murió la cucaracha,
Ya la llevan a enterrar,
Entre cuatro zopilo-o-o-o-tes
Y un raton de sacristán"

Me, Fafa, JorMig and Gustavo (another good friend and the tenor section lead) could barely hold the laughter. It got even worse during a performance, when he had an involuntary solo right at the beginning. Instead of singing "it cannot walk, it cannot walk" like the rest of us basses, he sang "it cannot be, it cannot be", which prompted one of us to say to him:

- Pucho, you're the one who 'cannot be'!

I'm not sure if it was during the same concert, we were standing on some chairs, barrels, etc, when a cute girl just walked by, which prompted him to get down and go check her out. While we were performing!

But the funniest Pucho moment happened during another concert. We were doing the second of our two Opera concert series, and recording a CD as well. Since I was singing different voices throughout the concert (bass, a little tenor and -don't laugh- soprano), I wasn't standing with the choir most of the time, but rather running behind them and then climbing on top of a little chair behind them. This is why I didn't witness this event, so I'll go with Fafa and Jorge's version.

Halfway through our performance, and while we were singing Nabucco's Chorus of the Hebrew slaves ('Va pensiero'), Martin noted that Pucho wasn't singing; he was looking down, actually. Soon after that, they could hear somebody sobbing softly. It was Pucho, of course. Fafa asked, worried:

- Pucho, are you OK?

The answer was memorable:

- Yes, I am. It's just that... this music is so moving!

Yes it was, Pucho, but you were supposed to be singing it! :-)

What an unforgettable character… Martin, Jorge, anything you want to add? I can do a Pucho II post! :-)

image Pucho is also the name of a beloved Argentine cartoon character from “Hijitus” (I will write about it soon)
Pucho es también el nombre de un personaje muy querido de la historieta argentina, de la serie “Hijitus” (ya voy a escribir sobre ella)
 
 
Argentina
Creo que su nombre era José o Jorge, pero todos lo conocían como Pucho. Esto, en lunfardo argentino, significa ‘colilla de cigarrillo’, pero esto no tiene nada que ver con el sobrenombre. Es uno de esos apodos genéricos que van con cualquier nombre, como Bicho, Bocha o cosas así. Yo lo conocí cuando el se unió al coro en que cantaba en Buenos Aires. Cantar con este coro era en realidad un trabajo; conducido por mi amigo, el brillante Roberto Luvini, yo era el líder de los bajos, y mi hermano Martí (alias) Fafa y el comentarista top de este momento, JorMig también cantaban conmigo.

Pucho estaría en el filo de los sesenta años. Era un hombre muy cordial y educado, pero al mismo tiempo un enigma, porque todo acerca de él era un poco misterioso. Aparecía invariablemente tarde a los ensayos, y hasta se quedaba dormido durante el transcurso de los mismos. Podía cantar muy bien, pero su voz no empastaba con la del resto de los bajos, así que uno (yo) siempre podía saber exactamente qué estaba cantando… para su desgracia.
 
Uno de los momentos en que su distinto ‘color’ de voz se hacía mas notable –y gracioso– fue cuando cantamos una complicada versión de ‘La cucaracha’ (de verdad!). El hacía un glissando muy divertido en el tercer verso de la estrofa lenta, que terminaba sonando algo así:
 
"Ya murió la cucaracha,
Ya la llevan a enterrar,
Entre cuatro zopilo-o-o-o-tes
Y un raton de sacristán"

Fafa, JorMig, Gustavo (otro buen amigo que era el líder de los tenores) y yo apenas podíamos aguantar la risa. Se hizo aún peor durante el concierto, porque al pobre Pucho le salió un solo involuntario justo al principio de esa pieza. En lugar de cantar “no puede ya, no puede ya” como el resto de los bajos, el cantó a viva voz “no puede ser, no puede ser”, lo que llevó a uno de nosotros a decirle, a punto de explotar de la risa:

- Pucho, vos sos el que ‘no puede ser’!

No estoy seguro de si fue en el mismo concierto, estábamos cantando parados sobre sillas ,barriles, etc, cuando una linda chica pasó caminando por al lado, lo que lo intimó a Pucho a bajarse e ir a ‘relojearla’. Mientras estábamos cantando!

Pero el momento más divertido con Pucho ocurrió en otro concierto. Estábamos haciendo el segundo de nuestra serie de conciertos de Opera, y grabando un CD en vivo. Como yo cantaba diferentes voces durante el concierto (bajo, un poquitito de tenero y –no se rían– hasta soprano) , no estaba parado con el resto del coro en las bradas, sino que corría detrás de ellos y luego me subía aun banquito detras de la sección en la que me tocaba cantar. Es por eso que no fui testigo de esta situación, así que les cuento la versión de Fafa y Jorge.

Promediando nuestra performance, y mientras cantábamos el “Coro de los Esclavos hebreos” de Nabucco ('Va pensiero'), Martín notó que Pucho no estaba cantando; en realidad, parecería que estaba mirando hacia abajo. Unos segundos más tarde, le pareció  escuchar que alguien sollozaba bajito. Era Pucho, por supuesto. Fafa preguntó, preocupado:

- Pucho, estás bien?

La respuesta fue legendaria:

- Sí, estoy bien. Es que… esta música me emociona tanto!

Ya sé, Pucho, pero se supone que la teníamos que estar cantando! :-)

Pucho fue uno de esos personajes inolvidables. Ignoro qué fue de él, pero encontré a alguien con su nombre en Facebook hoy… veremos. Martín, Jorge, si quieren agregar alguna anécdota, háganme saber. Tal vez haya material para un segundo post! :-)

Technorati Tags:

2 comments:

  1. Que tipo molesto. Te dije que estoy de vacaciones. El nivel de bolas de fraile de crema ya supera todos los niveles imaginables.
    Lo de la chica que pasó fue en un concierto en Villa Ballester. Tu hermanito y vos se habían ido no se a que lugar y me largaron solo con Pucho y no me acuerdo si estaba Maximiliano. Para que te des una idea de lo que fue, aparte del papelón del protagonista de esta historia, después de la primera canción Gustavo me dijo "te compadezco" y empezó a cantar con los bajos.
    Yo creo que deben haber mas anécdotas. Cuando tengamos un rato libre, con el Fafa trataremos de recordar algunas y te las pasamos.

    ReplyDelete
  2. Pucho... un sobrenombre que se encuentra en todos lados (de argentina digo)
    Yo conocí un par, pero ninguno tan personaje como este.

    ReplyDelete

Please leave a message after the beep

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Created by MyFitnessPal - Free Calorie Counter
Share |