Buy at KW Empanadas!

Friday, February 01, 2008

Two years

can_flaggy It's not 'any' day today. Bad weather aside, I couldn't figure out why it was so hard for me to leave home today. Then I remembered: it's been two years since my father died today.

I feel my father was always 'far away'. As I have mentioned in some of my recent stories (and now you know why I was always writing about him), my parents separated when I was six, so he was already living somewhere else by the time I started going to school. A few years later, we moved to Buenos Aires, and that put 500 km between the two of us.

Still, my father was always close. I would talk to him whenever I felt like, and many times he was the recipient of my frustrations, sadness or fears. We wouldn't have too many 'deep' conversations, and even once I grew up, I knew that we wouldn't be able to speak about some topics. But I knew that, and I loved him just the way he was.

My father and I shared many things: our love for music, soccer, family, good food, fun, car races and many others. I would go to Necochea for the weekend every time I had a chance, and all I would do would be stay at home talking or watching TV with him and my step mom Cristina. Occasionaly, we would go to watch the soccer games (we were both fans of Estación Quequén).


Me and Dad singing on my 39th birthday party

When I moved to Canada, I thought that the distance would damage our relationship, but instead we got closer. He was struggling economically (well, who wasn't in Argentina in the 90's and 00's), and me and my brothers (especially my older brother) would try to help every time we could. He was a very thankful man, he would never miss an opportunity to let us know how much he appreciated what we were doing, and how proud he was of all of his children.

Life (and my brother) gave me a final gift, and that was to have my father and Cristina living with us in early 2005. Invited by my brother Guillermo, then spent a month with them in Washington DC, then a month and a half with us, and then back to DC before they flew back to Argentina. I could see my Dad's life peak while he was here. No matter what we had said, he had always wondered how we were living in Canada. Did we have a good house? Were we doing OK financially? Was Waterloo a nice place to live? Were we having a good life? Needless to say, he left amazed. He wouldn't stop talking about how impressed he was with Canada and Waterloo. He wouldn't stop talking, my kids would say. :-)


In St. Mary's, Ontario (01/Feb/2005)

My Dad had told me something when I was 12 that I would always remember. I passed a difficult exam to get into one of the best high schools in Argentina, after having prepared pretty much by myself, so he looked at me full of pride and told me: "You see? There's nothing you can't do, if you work hard enough".

A few months after my father went back to Argentina, I wrote a story about that conversation, which was featured on the local newspaper "The Record", in a section called "Good advice, Dad", that appeared on Father's Day. It turned out to be my father's last.

But as he told me the day before he passed away: "I have had a great life; I'm ever so proud of my kids, you are all good people, and you're all doing great. I can die now, because I know I've done a good job and you guys will be OK".

We all are, Dad, but we miss you. Terribly. Two years later, I'm doing something I didn't do that day, while I write this. I'm crying.

I love you, Dad.


arg_flaggy Hoy no es 'cualquier' día. Aparte del mal tiempo, no podía entender por qué no quería salir de casa hoy. Entonces recordé: hoy hace dos años de la muerte de mi padre.

Siento que mi papá estuvo siempre 'lejos'. Como mencioné en mis historias recientes (y ahora saben por qué estaba escribiendo tanto sobre él), mis padres se separaron cuando yo tenía seis años, así que él ya estaba viviendo en otro lado para cuando yo comencé a ir a la escuela. Unos pocos años más tarde, nos mudamos a Buenos Aires, y eso puso unos 500 km de distancia entre nosotros.

De todos modos, mi padre siempre estaba cerca. Yo lo llamaba cuando quería, y muchas veces fue el receptor de mis frustraciones, tristezas y temores. No teníamos muchas conversaciones 'profundas', e incluso cuando ya era grande, sabía que había temas sobre los que no íbamos a hablar. Pero sabiendo eso, yo aún lo quise como era.

Mi padre y yo compartimos muchas cosas: nuestro amor por la música, el fútbol, la familia, la buena comida, la diversión, las carreras de autos y muchas otras más. Yo me escapaba a Necochea por el fin de semana cada vez que podía, y todo lo que hacía al llegar era quedarme en casa hablando o mirando TV con el y su esposa Cristina. A veces, íbamos a ver los partidos de fútbol local (éramos fanáticos de Estación Quequén).

Cuando me vine a Canadá, pensé que la distancia dañaría nuestra relación, pero sin embargo se hizo más cercana. El estaba pasando por muchos problemas económicos (bueno, quién no, en la Argentian de los 90's y los 00's), y mis hermanos y yo (especialente mi hermano mayor) los ayudábamos cada vez que podíamos. Siempre fue muy agradecido, y nunca dejaba pasar una oportunidad para hacernos saber cuánto apreciaba lo que hacíamos por él, y qué orgulloso estaba de sus hijos.

La vida (y mi hermano) me dieron un regalo final, que fue tenerlo a mi padre y Cristina viviendo con nosotros a principios de 2005. Invitados por mi hermano Guillermo, estuvieron un mes con ellos en Washington DC, luego un mes y medio con nosotros, y luego un tiempo más en DC antes de volver a Argentina. Pude sentir como la vida de mi viejo llegaba a su punto más alto mientras estuvo aquí, era el sueño de toda su vida hecho realidad.


Me and Dad when we were into Heavy Metal (the 'wig' is Carolina's hair,
who is standing right behind us).


No importaba lo que le hubiésemos dicho, el siempre se había preguntado cómo vivíamos en Canadá? Teníamos una buena casa? Estábamos bien económicamente? Era Waterloo un buen lugar para vivir? Teníamos una buena vida? No hace falta decir que se fue contentísimo. No dejaba de hablar de lo impresionado que estaba con Canadá y Waterloo. No dejaba de hablar, dirían mis chicos. :-)

Mi viejo me había dicho algo cuando yo tenía 12 años, que siempre recordaré. Yo pasé un muy difícil examen de ingreso para entrar a uno de los mejores colegios secundarios de Argentina, luego de haberme preparado casi por mi cuenta, así que el me miró lleno de orgullo y me dijo: "Te das cuenta? No hay nada que no puedas hacer, cuando te esforzás lo suficiente".

Unos pocos meses después de que se volvieron a Argentina, escribí una historia sobre esa conversación, que fue publicada en el diario local "The Record", en una sección llamada "Buen consejo, Papá" que apareció en el Día del Padre. Quién iba a pensar que iba a ser su último.


Cristina and Dad in Eaton Centre, Toronto (Feb/2005)

Pero como me dijo él mismo, el día antes de morir: "He vivido una buena vida; estoy muy orgulloso de todos mis hijos, son todos buena gente y a todos les está yendo bien. Puedo morirme tranquilo, porque sé que hice las cosas bien, y ustedes van a estar todos OK".

Sí, lo estamos, Papá, pero te extrañamos. Terriblemente. Dos años más tarde, mientras escribo esto, estoy haciendo algo que no hice aquél día. Estoy llorando.

Te quiero mucho, viejo.

9 comments:

  1. Gabriel.. Gracias a Dios el mío aun está aunque en otra ciudad... Lloré contigo.... Lo siento mucho... Pero ya verás que el tiempo cura hasta las heridas más profundas... Lo que uno no sabe es cuánto tardarán en sanar!!!
    Besitos de Maple sirup light!

    ReplyDelete
  2. También me hiciste llorar granadulón.
    Las lágrimas y el tiempo son el único remedio para las penas.
    Mi padre también ha estado conmigo en los momentos mas difíciles y mas alegres. Yo tengo la suerte de que aún está cerca mío, y esta tarde voy viajando a verlo, es mi papito.
    Gracias por compartir tus sentimientos con nosotros.

    ReplyDelete
  3. La pucha... porque no avisas antes?
    Yo soy medio roca. (You're dead inside..., me diria Joey Tribbiani), pero me hiciste moquear un segundo...
    Yo perdi a mi viejo hace ya 13 años y pico y aun lo extraño terriblemente.
    Que te tiro, Gaby... mejor me voy a ver fobal.
    Un abrazo.

    ReplyDelete
  4. That was very touching, Gabriel.
    ( I love the 'wig' photo!)
    I lost my dad almost 9 years ago, it took about 4 years before I stopped picking up the phone to call him. It will get easier.
    You are such a generous man, you have a wonderful family, and I know that your dad truly was proud of you :)

    ReplyDelete
  5. Tulip, mi padre estaba sufriendo muchísimo, así que te mentiría si te dijese que no sentí cierto alivio cuando falleció. Nunca tuve problemas con cuándo y cómo murió. Pero lo extraño. Como estoy tan lejos, la ausencia física no me impacta tanto; pero como cuenta Biddie, me cuesta acostumbrarme a no poder llamarlo por teléfono.
    Jorge, gracias a vos por leer y comentar. Disfrutá a tu viejo, es realmente una suerte tenerlo aún.
    Mike, sorry... Me encantó la frase de Joey, solo recordaba el "how you doin'" que repite a cada rato uno de los canas de CSI:NY. Juega el Depor hoy? :-)
    Biddie, you love the wig photo? I have pictures of my Dad that are way 'worse' than that one, but I'm saving them for a different post...
    Thanks for your very kind comments, you're always traying to make me feel better (successfully, most of the times).

    Wish I could do the same for you!

    ReplyDelete
  6. No problem... it's life.
    El Depo juega mañana a la tarde, seguramente por la noche el reporte estara en el blog correspondiente.
    Hay muchas cosas de Joey que me matan... esa fue una, pues me toca de cerca. En ese cap. le echaban en cara a Chandler que no se emocionara ante una determinada cosa, con la cual todos lagrimeaban. Yo muchas veces me siento un Chandler en ese sentido, lacrimal seco.

    ReplyDelete
  7. Yo soy igual. No recuerdo cuándo fue la última vez que lloré 'de verdad'.

    Pero hace años...

    ReplyDelete
  8. La muerte no se puede remediar pero tener un buen recuerdo es algo que perdura para siempre.
    Saludos y ánimo
    Alejandra

    ReplyDelete
  9. Lloré tambien!!! que lindo que puedas abrir tu corazón de esa manera Gabriel......me haces pensar muy profundamente sobre mis sentimientos familiares y afectos y eso de la separación de tu padre me toca muy de cerca, porque se parece muchio a mi......en fin, me moviste mucho con este post.....ya pasará y te acostumbrarás un poco mas cada vez.....pienso yo, no sé......Gracias por escribir estas cosas tan bellas

    ReplyDelete

Please leave a message after the beep

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Created by MyFitnessPal - Free Calorie Counter
Share |