Buy at KW Empanadas!

Wednesday, December 12, 2007

Watching Florencia

Me and Gaby went to the kids' school days ago, as we had been invited to spend 45 minutes watching Florencia. The idea seemed odd at first, but I succumbed to temptation. How would Flor behave when we're not (supposed to be) around?

We arrived as they were coming back from playing outside. It was cold, and they had been playing in the snow, so they were all wearing snow pants. Florencia was one of the last to come back inside, and we were wondering what her face would be when she saw us. She did see us and... nothing. Just a 'oh, you guys are here' look and away she went to continue with her routine. She must've seen our sad faces, because she came back and gave us a hug and a kiss.

They sat around the teacher, and she started taking attendance. She would name the kids and they would reply "Good afternoon". We waited for our baby's turn, and somehow I thought she wouldn't be able to say it. Of course I was wrong, and her pronunciation was 1o times better than my best English day.

Then the teacher read a story, and the kids 'read' with her, repeating the words as she was turning the pages. They ended that 'quiet time' by repeating the 'I-care' rules, and it was funny to see how many kids would raise their hands thinking they had remembered one, only to come up with nothing when they were finally asked.

The kids were then divided into groups of five, and each went into a different direction. For Florencia's group, for example, it was snack time, so they all sat at a table and ate. That also marked our time to leave. We hugged Florcita and started to walk out, looking for any excuse to stay there for a few extra moments (picking up a pencil, fixing Flor's clothes, anything). Once we ran out of material, we had to leave.

My thoughts? Florencia is not a baby anymore. She's a 4 year old girl who fits just right in her Junior Kindergarten class. She's sociable, extroverted, caring but sometimes a little bossy. But overall, she interacts with kids her age just great.

Soon she will prefer being with them to being with me. She's growing up. Damn.

Gaby y yo fuimos a la escuela de los chicos hace unos días, porque nos habían invitado a observar la clase de Florencia por 45 minutos. La idea me pareció rara al principio, pero después sucumbí a la tentación. Cómo se comportará Flor cuando nosotros no estamos alrededor (o no se supone que estemos)?

Llegamos justo cuando los niños volvían de jugar afuera. Hacía frío, y habían estado jugando en la nieve, así que todos tenían snow pants. Florencia fue una de las últimas en entrar, y nos preguntábamos qué cara iba a poner cuando nos viera. Finalmente nos vio y ... nada. Sólo una mirada como diciendo 'oh, están acá' y siguió con su rutina como si nada. Debió haber visto nuestras caras tristes, porque al rato volvió y nos dio un abrazo y un beso a cada uno.

Se sentaron alrededor de la maestra, quien comenzó a tomar asistencia. Ella nombraba a los chicos, que respondían "Buenas tardes". Esperamos al turno de nuestra bebé y yo de alguna manera pensaba que no le iba a salir. Por supuesto que estaba equivocado, y su pronunciación en inglés fue 10 veces mejor que lo que yo puedo aspirar a hablar alguna vez.

La maestra leyó un cuento, y los chicos 'leyeron' con ella, repitiendo las palabras a medida que la maestra pasaba las páginas. Terminaron ese 'momento de tranquilidad' con un repaso de las reglas 'I-care', y fue divertido ver como los nenes levantaban sus manos pensando que habían recordado una, sólo para descubrir que no tenían nada que decir una vez que les preguntaban.

La maestra dividió a los chicos en grupos de a cinco, y los mandó en diferentes direcciones. Al grupo de Florencia, por ejemplo, le tocó comer los snacks, así que se sentaron alrededor de una mesita y comieron. Esto también marcó que era el momento de que nos fuéramos. Abrazamos a Florcita y comenzamos a caminar hacia afuera, buscando cualquier excusa que nos demorar a un poquito más (levantar un lápiz, arreglarle la ropa a Flor, lo que fuera). Una vez que nos quedamos sin material, nos tuvimos que ir.

Mis pensamientos? Florencia ya no es un bebé. Es una nena de 4 años que encaja en su grupo de Junior Kindergarten sin problemas. Es sociable, extrovertida, cariñosa y atenta, pero también un poco mandona a veces. Pero en general, ella se lleva fantásticamente con los niños de su edad.

Pronto va a preferir pasar más tiempo con ellos que conmigo. Florencia está creciendo. Maldición.

9 comments:

  1. Los hijos es un préstamo que Dios nos hace.
    Pero no te preocupes, que cuando seas abuelo, vas a disfrutar tanto como ahora.
    Por lo pronto, solo tenemos que aprovechar cada momento con nuestros hijos. No es que se vayan , sino mas bien cambia la forma de sentirlos. Asi es como Santi te da nuevas satisfacciones.
    Que buena iniciativa del colegio de poder ver nuestros hijos en otro ámbito. Así te quedas mas tranquilo de que estan bien.

    ReplyDelete
  2. ALFONSO & Co.Dec 12, 2007, 5:16:00 AM

    Está muy bueno, y sirve para darse cuenta que ellos ya tienen una vida aparte de la nuestra, ese tiempo que no están con nosotros, ellos se están desenvolviendo, independientemente, resolviendo situaciones, y mil cosas, solos.

    En mi caso, mi esposa tenía un Jardín de Infantes, en Uruguay, y estuvo con nuestros 2 hijos más grandes hasta los 5 años, aunque en su clase, con otra maestra, mi esposa estaba allí. Con Malena, ya no estuvo, desde los 3 años, y es muy diferente lo independiente que es, de los otros 2 bolu.... que estaban acostumbrados a que su madre estaba a un grito de ella.

    ReplyDelete
  3. Jorge, no tengo dudas de que voy a disfrutar de mis nietos tanto o más que lo que estoy disfrutando a mis hijos. Pero jode saber que uno se va poniendo viejo... Lo del colegio me pareció muy buena idea.

    Alfonso, bienvuelto! :-) Lo que más me gustó de observarla a Flor fue justamente eso, ver cómo se desenvuelve cuando no está con nosotros...

    Mi mamá trabajaba en un jardín de infantes y luego fue maestra rural de primaria. Me tuvo a mí en salita de 5 años y después en segundo y tercer grado. Después largó la docencia y sólo volvió a ejercer como a los 30 años...

    ReplyDelete
  4. I must say, your children are wonderful. Honestly. I wouldn't say it if I didn't believe it.
    It's so hard to see the baby grow up and be independant. Bitter sweet, really. You want them to be happy, and to thrive, but you still want your baby to be YOUR baby. :)

    ReplyDelete
  5. I know, Biddie. I would say that it's painful and fun at the same time.

    The best thing that this wonderful country has given me and Gaby is the family time. We spend lots of time with our kids, because we don't need to work 60 hours/week each to survive, like back home. And of the four, the one that got the better deal was Flor, because we've been there for her since day 1. As I said, it's a lot of fun watching her grow up, but it's sad too. Bittersweet, as you said.

    You got some great kids yourself, Biddie, you are right to be proud of them.

    ReplyDelete
  6. Flor esta creciendo y vos estas envej....ya casi actuas como abuelit....

    Besos, Memi

    ReplyDelete
  7. Qué duda cabe que estoy envejeciendo... pero los que actúan como abuelitos de Florencia no somos Gaby y yo sino sus hermanos.

    Le dejan hacer absolutamente de todo, y si la llegamos a retar enseguida están ahí para decirle algo y desautorizarnos un poco... :-)

    ReplyDelete
  8. En un par de ocasiones me he puesto a espiar a Pavel cuando lo voy a recoger al colegio y me he quedado sin aliento al ver lo mucho que ha crecido y lo rápido que pasa el tiempo.
    Me imagino que todo padre experimienta ese sentimiento agridulce de que hay que aceptar lo inevitable: por mas que quisiéramos que siguieran pequeños, nuestros hijos crecen.
    :(

    ReplyDelete
  9. Coincido, Ana. Pero más allá de lo agridulce, es lindo verlos crecer...

    ReplyDelete

Please leave a message after the beep

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Created by MyFitnessPal - Free Calorie Counter
Share |